Este año al que ya le quedan pocos días de vida, pasará a la historia por muchas cosas y no precisamente buenas. Personalmente, ha sido un año lleno de retos, trabajos extenuantes y subidas y bajas que han supuesto grandes sacrificios con resultados excelentes. De las muchas lecciones con las que me quedo, una de ellas es sin duda que los equipos de contenidos pequeños pueden lograr cosas grandes, muy grandes.

Menos presupuestos, equipos de contenidos pequeños

Llevo muchos años predicando el evangelio de la necesidad de contar con recursos internos propios dedicados a los contenidos.

En estos años, me he encontrado pocas empresas que entiendan la necesidad de invertir fuertemente en contenidos y de los muchos beneficios que pueden conseguir si apuestan por ello.

Este año, a pesar de que hemos visto un crecimiento sin precedentes del entorno online, también he visto reducirse los equipos de marketing. Simplemente, no hay dinero.

Pero no todo está perdido. De hecho, los equipos pequeños pueden conseguir grandes resultados si adoptan técnicas inteligentes orientadas a aprovechar cada ventaja y a minimizar cada amenaza.

Vamos a ello.

Cómo lograr más resultados con equipos de contenidos pequeños

Llevo toda mi vida profesional trabajando en equipos de contenidos pequeños, de dos o tres personas a lo máximo. Me gusta, porque no hay forma de esconderse, cada uno tiene que dar el máximo para que no salte a la vista que es un lastre.

Además, considero que los equipos pequeños son más ágiles y capaces de adaptarse a las circunstancias cambiantes. 2020 nos ha demostrado que es una de las habilidades más demandadas y quien se mueve rápido, gana.

A continuación, voy a compartir contigo mis mejores consejos para que en 2021, trabajes solo o en un equipo de contenidos pequeño, consigas más que los demás.

1. No pierdas el tiempo con grandes documentos, pero documenta todo lo que haces

No me entiendas mal. Documentar lo que haces, evaluar y pararse a pensar es importante, importantísimo, diría yo. Pero pasarse todo el día con grandes documentos que nadie se lee es una pérdida de tiempo. Lo importante es moverse rápido.

Eso no quiere decir que debas decirlo todo de palabra y que no analices ni documentes lo que haces.

Una de las mejores cosas que he aprendido este año es a evaluar esfuerzos y pedir feedback. Cuando creo que todo se ha hecho de maravilla y que el trabajo no tiene fisuras, el feedback de los demás me ayuda a ver dónde me estoy columpiando o dónde mi trabajo ha hecho aguas.

2. Empieza siempre por una estrategia, por pequeña que sea

Siempre insisto en este paso, ya me conoces. Escribe una estrategia de contenidos por pequeña que sea. Puedes responder a estas sencillas preguntas y no te llevará más de una hoja:

  • ¿Cuál es el objetivo y las metas de tu negocio?
  • ¿Quién es tu público objetivo? ¿Qué le interesa y qué está buscando?
  • ¿Qué quieres lograr con los contenidos? ¿Qué te gustaría que hiciera tu audiencia cuando lea, escuche o vea tu contenido?
  • ¿De qué temas vas a hablar? Recuerda que estos temas deben coincidir con los intereses de tu audiencia.
  • ¿Qué tipo de contenido vas a crear? Identifica los formatos adecuados siempre que estén dentro de tus capacidades y tiempos. Algunos, como los ebooks, requieren algo más de dedicación, mientras que los vídeos necesitan conocimientos específicos.
  • ¿Dónde publicarás el contenido?
  • ¿Con qué frecuencia vas a crear y publicar? Sé realista, publicar semanalmente es muy exigente y varias veces a la semana, una obra titánica.
  • ¿Cuáles son los indicadores de medición que vas a utilizar para medir el éxito de esta estrategia?

Equipos de marketing de contenidos pequeños

2. Aprovecha al máximo el contenido que estás creando

Crear contenido es un gran reto, si ya estás en ello, te daré algunos trucos para que puedas sacarle el máximo provecho.

Divídelo en trozos más pequeños

No sé si alguna vez has escrito algo muy complejo para lo que hayas necesitado documentarte en profundidad. Seguro que podrías haber escrito 5.000 o 10.000 palabras, pero tenías que entregar 1.000.

¿Y si recoges todo ese material y creas una serie de artículos? Es posible que no requiera tanto trabajo como crear 10 nuevos artículos desde cero.

Lo mismo puedes hacer con un estudio, un barómetro o una encuesta. Si vas a esforzarte en recopilar los datos, analizarlos y difundirlos, haz que merezca la pena. Del estudio puede salir un artículo, una entrevista de un experto que lo comente y una infografía que se publique en los medios a los que les interese. Además, podrás dividirla en varios fragmentos y difundirla en redes sociales.

Reutiliza tu contenido

Si sigues el principio de Pareto, el 20% de tu contenido conseguirá el 80% de los resultados que esperas. Quizás los porcentajes no sean exactos, pero el concepto se puede aplicar. Es algo que he aprendido este año, no todos los contenidos funcionan, y algunos te sorprenderán.

Nadie sabe al 100% si el contenido publicado va a ser un hit o un bodrio

¿Cómo saber qué contenido crear si hasta que no lo publicas no sabes si va a triunfar?

Hazte estas preguntas:

  • ¿Qué contenido ha funcionado bien en el pasado?
  • ¿Qué formato he utilizado cuando sí ha salido bien?
  • ¿Debería publicarse como está?
  • ¿Cómo podría actualizarse o modificarse para que sea actual y relevante?
  • ¿Cómo podría volver a replantear el contenido para difundirlo en canales adicionales?

Hay muchos trucos para convertir estas preguntas en realidad. Aquellos artículos que funcionan bien, pueden volver al blog con la etiqueta de «Actualizado«, con nuevos datos, gráficos o la opinión de un experto sobre cómo ha evolucionado el tema. También puedes aprovechar para hacer una revisión SEO e incluir nuevas palabras clave, enlaces actualizados y fuentes más actuales.

Lo suelo hacer en el blog de Social Media Pymes, de hecho, lo hice hace unas semanas con las clásicas tendencias de marketing de contenidos para 2021.

3. Crea un flujo de trabajo al que recurrir en equipos de contenidos pequeños

No sé tú, pero este año ha fluctuado entre ráfagas de trabajo frenético y épocas de parálisis total. Entre unas y otras, me ha ayudado tener el blog, las publicaciones periódicas de mis clientes y mi fe en lo orgánico. Gracias a la rutina de crear y publicar contenido todas las semanas, los resultados de este año han sido buenos de verdad.

Los equipos de contenido pequeños pueden ser más ágiles

Apóyate en el calendario editorial y en herramientas de control

Si tienes un calendario editorial, es un gran paso. Si además, te apoyas en una herramienta colaborativa como Asana, que te permita seguir todas las tareas, vivirás más tranquilo. No tendrás que recurrir a buscar correos o pensar dónde te perdiste, solo debes consultar qué hay pendiente y cómo has sido de eficaz con las tareas que se te han asignado.

Elijas la herramienta que elijas, procura que incluya lo siguiente:

  • Un flujo de trabajo de asignaciones, revisiones, plazos de entrega y aprobaciones
  • Elementos de contenido relacionados (palabras clave, titulares, metadatos, etc.)
  • Metas y métricas (con fechas y actualizadas periódicamente)

Crea todo el contenido relacionado a la vez

Cuando terminas un artículo, una infografía o un vídeo no has llegado al final de la generación de contenido. Todavía necesitarás un título, una meta descripción, llamadas a la acción, etc. Escribe todo lo que necesita tu contenido para estar completo.

No te olvides de:

  • Una URL con la palabra clave objetivo
  • Un titular con gancho
  • Una meta descripción con los ingredientes necesarios para triunfar en Google
  • Tuits
  • Opciones de titulares de redes sociales
  • Llamadas a la acción
  • Títulos de correo electrónico
  • Textos para la newsletter

Aunque no te lo parezca, tiene sentido hacerlo ahora. Lo tienes todo fresco: el tema, las frases que funcionan y qué es lo que quieres conseguir de la audiencia. Si esperas a escribir este material, es probable que debas volver a leer el material y ponerte en la situación en la que estabas, con menos tiempo, inspiración y ganas.

Ahorra tiempo y cordura en equipos de contenidos pequeños

Hacer que un equipo de contenidos pequeño sea aún más poderoso que los que cuentan con un ejército de profesionales es solo cuestión de buscar un flujo de trabajo que funcione y mantener la cordura. Aprovecha cada minuto, sé ágil y ¡no te pares! Los contenidos son capaces de conseguir grandes cosas si no dejas de intentarlo y aprender por el camino.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.
¿QUIERES CONSULTARME ALGO?

¡No te cortes! Escríbeme con la consulta que necesites y te responderé lo antes posible.