“Muerte por PowerPoint” no es el título de una película de miedo, sino una realidad que más de uno hemos sufrido. Esas reuniones interminables, con diapositivas llenas de datos o, peor aún, llenas de texto, hacen la muerte por presentación algo bastante factible. Este nuevo artículo tiene una misión social: salvar vidas mientras te enseño cómo hacer una presentación atractiva.

En concreto, vamos a repasar:

¿Qué es una presentación?

Una presentación es un documento que sirve de base para una exposición oral. Aunque debería ser un elemento de apoyo, la realidad es que casi siempre se convierte en el sustituto de la exposición, lo que hace que los usuarios pierdan el interés y piensen en la lista de la compra, el resultado del partido de la jornada o en lo aburridos que están.

Tipos de presentaciones

Antaño, las presentaciones tenían como único objetivo servir de base para oradores o personal de ventas en reuniones de trabajo.

Hoy en día, sin embargo, con internet entre nosotros, puedes utilizar una presentación para una reunión y enviarla más tarde por correo. O enviarla antes de una clase, o como sustituto de una reunión o cualquier otra extraña combinación que se te ocurra por el camino.

El problema es que con tantas modalidades de “posibles” usos de las presentaciones, su función, y por tanto, su diseño y estructura, puede y debe cambiar.

Aquí tienes algunos de los tipos de presentaciones más comunes.

Presentaciones de ventas

Son las clásicas presentaciones que utilizas cuando vas a “vender” algo.

Son las más utilizadas en los entornos corporativos y por lo tanto, las más formales. Pueden versar sobre un producto y servicio y por regla general es importante que respondan a una única pregunta: ¿por qué debería comprarlo?

Presentaciones para inversores

Tienes que poner toda la carne en el asador, con mensajes claros y cifras potentes. Requieren una inversión de tiempo importante, porque es clave que transmitan los siguientes puntos claves:

  • Cuál es el objetivo de inversión que se persigue.
  • Los datos más relevantes de la empresa, como las cifras de facturación.
  • La misión de la empresa.
  • El equipo humano que respalda el trabajo.
  • Qué pretendes hacer con el dinero recaudado.

El diseño es absolutamente clave en este tipo de presentaciones. Debe transmitir una imagen profesional, contar una historia, involucrar a quien la está viendo y resultar convincente. Ahí es nada.

Este ejemplo impagable es un rediseño de 24slides, una agencia que rediseña presentaciones con resultados tan impresionantes como estos.

Presentaciones de resultados

Más de una vez te habrá tocado hacer una de estas. Los jefes quieren saber cómo evoluciona un proyecto, si se están cumpliendo los objetivos. Te toca ofrecer datos y tablas.

Ojo, datos no significa aburrido. Puedes crear gráficos interactivos que muestren tu mejor cara e impacten a quien los está viendo. Se trata de presentar tu mejor cara, no lo olvides.

Para una primera aproximación al diseño de gráficos, consulta la serie de artículos de este mismo blog donde te enseño los aspectos fundamentales del diseño de gráficos de tarta, de barra y otros muchos más.

Presentaciones para formación

A lo largo de mi carrera he dado charlas/conferencias y cursos de todo tipo y siempre he tenido claro que el objetivo principal es que el alumno no se pierda y sobre todo, que no pierda el interés.

Te juegas mucho en este tipo de presentaciones, porque si no aprenden nada, tu presentación habrá fracasado.

Presentaciones para educación

Si tienes a tu alrededor alguien en edad escolar, pregúntale si recuerda alguna presentación gloriosa.

Probablemente no. Los profesores no se distinguen por ser grandes diseñadores de presentaciones y eso consigue que no se recuerden. ¡Profesores del mundo, póngase las pilas!

Presentaciones para convencer a tus padres de [inserte concepto a vender]

Bueno, quizás no es un tipo de presentación muy habitual, pero mis hijos me han hecho unas cuantas.

Como vástagos de profesional de marketing saben que no hay nada que ablande más mi corazón que un buen argumento envuelto en una presentación bien diseñada.

Aquí, la última presentación de uno de ellos:

A pesar de que su objetivo es convencer a una madre bastante blanda, hay que destacar que la buena exposición de los datos junto al toque de humor es impagable.

Descarga tu plantilla de presentación gratis

Cómo hacer la estructura de una presentación

Además del diseño, uno de los elementos clave de una buena presentación es una estructura impecable.

Piensa en la estructura de tu presentación como en una conversación o un discurso.

No puedes empezar por las conclusiones, ¿verdad?

Sigue este esquema para orientarte:

  • Introducción. Normalmente, establece cuál es el objeto de la presentación (mostrar un producto, evaluar el estado de un proyecto, conseguir fondos).
  • Propuesta de valor. ¿Por qué deberían escucharte? Muestra claramente por qué deberían comprarte/atenderte/darte dinero.
  • Datos de apoyo. Cualquier afirmación tiene más fuerza si se apoya con datos. Muestra claramente y con el menor ruido posible, los datos que apoyan tu afirmación.
  • Testimonios. Si estás pidiendo dinero para tu empresa, la opinión de tus actuales clientes es clave. Demuéstrale a quien te está viendo que tienen una buena opinión de tu trabajo.

Este esquema no es fijo ni mucho menos. Debes tener claro que hay que adaptarlo a las necesidades de tu presentación. Se trata de crear una historia, de convencer a quien tienes enfrente de que tu mensaje es de confianza y que deben subirte a tu carro.

El diseño en una presentación de ventas

Aquí viene el tomate. Y mancha mucho, créeme.

Un mal diseño de una presentación puede arruinar el mejor de los datos, la historia más convincente y el mensaje más potente.

Pero una cosa es decirlo y otra diseñarlo, ¿verdad?

Afortunadamente, hay trucos y consejos que pueden ayudarte a navegar por este mundo:

  1. Usa diapositivas de nuevo capítulo para evitar que los usuarios desconecten
  2. Utiliza el diseño de forma consistente para evitar distracciones
  3. Ayúdate del peso, el tamaño y el color del texto
  4. No hagas todas las diapositivas iguales
  5. Si no sabes de diseño, usa plantillas como punto de partida

1. Usa diapositivas de nuevo capítulo para evitar que los usuarios desconecten

Si las presentaciones duran más de 20 minutos, es normal que los usuarios desconecten, especialmente en estos tiempos de videoconferencias.

Que levante la mano el que no haya contestado correos durante reuniones. 🤫

Para ayudar a los usuarios a sentir que la presentación avanza y que el final de la reunión o de la clase está cerca, utiliza los capítulos.

Les ayudan a ver cómo cambias de tema y les mantendrá atentos.

Lo normal es que este tipo de diapositivas tengan más o menos el mismo diseño, lo que ayuda a que el usuario piense “Bien, esto avanza, cambiamos de capítulo”.

Si quieres ayudar todavía más a tu audiencia, enumera las secciones y lograrás un efecto relajante instantáneo. 💆🏻

Un recurso de diseño muy eficaz es colocar una barra de evolución en la parte superior de cada diapositiva que le indique a la audiencia en qué punto está.

2. Utiliza el diseño de forma consistente para evitar distracciones

La gente no es tonta. Detecta rápidamente inconsistencias en el diseño que pueden hacer que se despisten y pierdan el hilo de tus argumentos.

El diseño (las fuentes, los colores, los elementos gráficos) ayudan a que los usuarios sientan un universo visual que acompaña la historia que estás contando.

Cuando el diseño ayuda, es decir, cuando no se nota, entonces apoya tu historia y no la entorpece. Cuando tiene demasiado protagonismo o no es coherente, el usuario lo nota y mucho.

Aquí podríamos hablar de muchas cosas, como el lenguaje visual, la paleta de colores y otras muchas cosas que pueden servirte de base, pero eso es otro artículo.

¡Que ya está redactado, por cierto! Si quieres aprender qué es el lenguaje visual, consulta el artículo relacionado.

Y recuerda, el diseño coherente no es aburrido, funciona en segundo plano para que tu historia brille. En este ejemplo puedes ver cómo se aplica un esquema de colores arriesgado, pero brillante, con opciones de diseño que nos cuentan una historia, en este caso, divertida y juvenil.

3. Ayúdate del peso, el tamaño y el color del texto

El texto, como los elementos visuales, son tus amigos. Puedes jugar con ellos para crear puntos focales en cada diapositiva.

¿Quieres resaltar un único dato? Hazlo grande y con un color que llame la atención.

¿Quieres resaltar una cita que resume la esencia de tu marca? Utiliza una tipografía diferente, con personalidad en un color de contraste.

Cada diapositiva debe tener un punto focal visual. Algo que llama la atención de inmediato a primera vista.

Aquí tienes algunos ejemplos de cómo puedes jugar con el tamaño, el color y el peso visual de la tipografía para lograr que juegue a tu favor y no en tu contra.

No olvides que es importante utilizar un esquema de color de alto contraste para jugar a este juego o estarás perdido.

¿Y qué tipografías escoger?

¡Ay! Adoro las tipografías, pero me cuesta que los demás vean lo que yo veo, especialmente en los últimos trabajos que he realizado.

Si vas a elegir las tipografías por ti mismo, sigue este consejo. Elige una fuente que tenga una diferencia notable entre su versión Roman (normal) y la Negrita. Source Sans Pro, Times New Roman, Montserrat, Arvo, Roboto y Open Sans son buenas opciones.

Y por lo que más quieras, trabaja los espacios vacíos. No hay por qué abigarrar cada diapositiva como si te cobraran por el espacio. No muere ningún gatito por dejar espacios en blanco para que una tipografía pesada respire.

4. No hagas todas las diapositivas iguales

Una diapositiva con texto y otra, y otra puede ser el equivalente a la muerte por presentación que he mencionado al inicio de este artículo.

Aunque tengas dos presentaciones con texto, puedes alterar su layout (la disposición de los elementos como texto e imágenes) para lograr que sean diferentes y por tanto, atractivas a los ojos de los usuarios.

Sin alterar los elementos esenciales del diseño de una diapositiva, como los colores corporativos o las tipografías, hay cientos de combinaciones posibles.

Aquí tienes un ejercicio de cómo lograr diferentes layouts para diapositivas que tienen en realidad, el mismo contenido.

5. Si no sabes de diseño, usa plantillas como punto de partida

Puede ser abrumador empezar a diseñar de cero. Te lo digo yo que soy diseñadora desde hace más de 20 años (entre otras muchas cosas).

Utilizar una plantilla como punto de partida para irla adaptando a las necesidades de tu contenido es una opción con la que trabajo cada día más.

El mercado está LLENO de excelentes plantillas de tipografías totalmente gratuitas con las que puedes trabajar para darte a tu trabajo un acabado profesional sin que se desvíe ni un poquito del objetivo de tu presentación.

Podrás editarla, exportarla, animarla y hacer casi cualquier cosa con los miles de plantillas y herramientas gratuitas y de pago que voy a mencionar en este mismo artículo, ¡quédate conmigo!

Descarga tu plantilla de presentación gratis

Los datos en las presentaciones

Los datos son una parte muy importante de las presentaciones. Independientemente del tipo de presentación que tengas entre manos es más que probable que tengas que lidiar con ellos en alguna diapositiva.

Tener una presentación con un diseño impresionante no garantiza que sepas trabajar con ellos ni que cumplan con su cometido, es decir, convencer a los usuarios.

A continuación, voy a compartir contigo algunos de los mejores consejos sobre cómo trabajar con datos en presentaciones.

Cómo trabajar con datos en presentaciones, 10 consejos

Lo primero que tienes que tener claro es que los datos, como el resto de los elementos de las presentaciones debe cumplir una misión: conseguir que el mensaje llegue hasta el usuario.

El problema es que la gente suele desconectar cuando oye hablar de datos que no tienen que ver con su dinero o con su vida en general.

Si quieres que tu mensaje llegue, sigue estos 10 consejos para trabajar los datos en las presentaciones:

  1. Reconoce que la presentación importa
  2. No asustes a la gente con números
  3. Simplifica todo lo que puedas
  4. Deja el 3D para las películas de los 80
  5. No mezcles tipos de gráficos sin una buena razón
  6. No uses los datos para disfrazar un mal resultado
  7. Usa el color con un propósito

1. Entiende que los datos son importantes

Hay una frase que me habrás oído repetir una y otra vez. Se atribuye a Mark Twain y dice mucho de lo que los datos pueden conseguir.

Cita de Mark Twain

Ilustra la importancia de los datos. Son elocuentes, mucho, tanto, que muchas personas los utilizan para manipular la opinión pública. Lamentablemente, lo hemos visto una y otra vez a lo largo de este año tan duro que todavía estamos viviendo.

Suponiendo que quieras utilizar los datos para el bien, puedes hacer que sean más elocuentes que simplemente arrojarlos a la cara de los que están viendo tu presentación.

Y no, no se trata de hacer que las cosas sean bonitas. Mira este gráfico:

Bonito, pero totalmente inútil, porque no podemos extraer conclusiones fácilmente.

Sin embargo, presta atención a este otro gráfico:

Ejemplo de un buen gráfico de líneas

Más claro, más sencillo y, sobre todo, puedes extraer conclusiones claras sobre el mensaje que el ponente está tratando de comunicarnos.

2. No asustes a la gente con números (por favor)

A los analistas y los profesionales de marketing nos gustan los datos. Son potentes y ayudan a transmitir la evolución de un proyecto.

Pero los datos también pueden ser armas arrojadizas si no se presentan bien o si no proporcionamos contexto.

Ofrece el formato adecuado

A mucha gente le gusta utilizar elementos de la cultura anglosajona, como presentar 10K en lugar de 10.000. Queda muy cool, pero no todo el mundo tiene por qué conocer las equivalencias entre los diferentes sistemas numéricos, que, dicho sea de paso, son de lo más variopintos.

Aprovecho para comentarte los errores más típicos que se suelen cometer cuando se cruzan sistemas numéricos:

  • Confundir billones anglosajones con billones en español. En el mundo anglosajón, un billón equivale a 1,000,000,000. Su correcta equivalencia en español es mil millones.
  • Utilizar comas en lugar de puntos. En castellano, los millares se escriben con punto, como por ejemplo, 1.000 o 2.000. En inglés, se utilizan comas, como por ejemplo 1,000 o 2,000. Aunque un usuario medio puede darse cuenta de que es una diferencia entre sistemas, no hay por qué ponérselo difícil.
  • Confundir trillones con billones. Además, en el mundo anglosajón un trillón es un billón en castellano. No confundas estos términos o tus datos no serán ni correctos no profesionales.

Omite decimales innecesarios

La precisión es importante, especialmente en las presentaciones de resultados. No es lo mismo un crecimiento del 7% que uno del 7,89%.

Sin embargo, cuando tienes que trabajar con muchos datos, es mejor que simplifiques.

3. Simplifica todo lo que puedas

El diseño no debe ser nunca el protagonista. El diseño sirve siempre a la información y debe pasar inadvertido.

De hecho, una parte muy importante de nuestro trabajo es ser capaz de simplificar la información y que el usuario no se dé cuenta de nada.

Sigue estos consejos para simplificar la muestra de tus datos:

Evita repetir información

En la imagen que puedes ver sobre estas líneas, se han eliminado ciertos valores, porque lo importante es observar la tendencia.

Lo mismo sucede con las líneas verticales, no son necesarias para la comprensión del mensaje.

Para gráficos de barras y columnas

  1. Elimina los bordes. No aportan nada, recargan el gráfico y te impiden centrarte en los datos.
  2. Muestra la información horizontalmente. En occidente, leemos de izquierda a derecha, es nuestro sentido natural de lectura. No obligues al usuario a hacer cosas raras. Consulta más sobre cómo mostrar la información en gráficos de barras en este artículo.

Ojo con los ejes. Si tienes miles o millones, evita repetir ceros para sobrecargar la información.

Buen ejemplo de un gráfico de barras

4. Deja el 3D para las películas de los 80

El 3D fue la bomba durante los años 80 y 90. Nos costó (porque recuerda que llevo trabajando en esto desde el pleistoceno) darnos cuenta de que no ayuda mucho a la comprensión del mensaje.

Han pasado muchos años desde entonces y sin embargo, muchos creen que sigue siendo guay. Presta atención a este gráfico.

¿Es un horror o es un horror? No hay forma de hacerse una idea del mensaje, ni siquiera de empezar a entender de qué va esto.

Consulta este artículo para averiguar qué tipo de gráfico debes elegir.

5. No mezcles tipos de gráficos sin una buena razón

Una presentación de calidad cuenta una historia. Lo he repetido una y otra vez a lo largo de este artículo y te lo seguiré repitiendo muchas veces más.

Mezclar tipos de gráficos confunde mucho a los usuarios, porque deben cambiar el modo en el que procesan la información. Por eso, debes tener una buena razón para lograrlo.

Si te decantas por los gráficos de tarta, úsalos con consistencia y de forma clara. Si te decantas por otro tipo de gráfico, como el de líneas, que dicho sea de paso, es al que más habituado están los lectores, úsalos de forma consistente.

6. No uses los datos para disfrazar un mal resultado

¿Conoces esa frase que dice «si torturas los datos el tiempo suficiente, confesarán cualquier cosa«?

Puedes manipular los ejes para dar una impresión más favorable de tus datos de varias maneras.

Por ejemplo, puedes manipular los ejes para hacer que pequeñas diferencias sean más importantes y que tus logros parezcan más relevantes.

Es algo que hemos visto durante la pandemia en los medios de comunicación pero en sentido contrario. Lo han denunciado muchas personas y en este blog me he sumado a esa denuncia. Es importante que las nuevas generaciones tengan conocimientos de estadística y de análisis de datos, igual que de educación financiera o criterio para distinguir entre información de calidad y basura informativa.

Cierro este inciso reivindicativo con algunos de los ejemplos menos honrosos que hemos visto en estos meses de pandemia, como este de la televisión pública que pagamos todos y que pretende disfrazar una caída histórica en el PIB con un corta pega de tres al cuarto.

7. Usa el color con un propósito

Lo abordaremos en seguida, pero permíteme un inciso relativo al color.

Cuando diseñas una presentación, es importante que selecciones una paleta de color. Los gráficos deberían seguir esta paleta, siempre y cuando responda a un propósito.

Por el contrario, si eliges la paleta de color pensado en los gráficos, el resultado será mucho más fácil de digerir para los usuarios y mejorará la compresión del mensaje.

La regla del 10/20/30

Cuando te planteas una presentación es importante que consideres qué tienes que contar. Puede que sea una presentación a lo Mussolini, con un discurso de 5 horas (¿por qué todos los dictadores son tan pesados?).

En ese caso, ¡¡¡¡tu presentación debería tener 150 diapositivas!!!!!!!

¿Cómo he llegado a ese cálculo?

Con la regla 10/20/30, 10 diapositivas, 20 minutos de exposición, tipografías de tamaño 30.

Aprovecho para comentarte que a no ser que seas Ana Patricia Botín, las exposiciones de más de media hora son arduas de seguir. Muchos estudios demuestran que debes hacer bloques de 20-30 minutos para conseguir que los usuarios mantengan la atención.

¿Cómo conseguir romper estos bloques en algo digerible? Si tu exposición va a durar más de media hora, haz un descanso, muestra un vídeo o inicia un debate que permita a los usuarios relajarse un poco.

Cómo hacer una presentación vistosa, consejos de diseño

Avanzamos. Hasta ahora te he contado muchos consejos prácticos sobre el tratamiento de la información y los datos.

Es hora de pasar al puro diseño. Ese que te permitirá crear una presentación vistosa que llame la atención de los que van a verla.

Elige tipografías que se lean bien

Las tipografías, como te he comentado en otras ocasiones, son fuentes de comunicación de marca, igual que los colores.

Transmiten emociones, imágenes mentales, y debes escogerlas con cuidado a la hora de crear una presentación vistosa.

Te recomiendo que elijas dos. Una de ellas, con más personalidad, puede servirte para los inicios de capítulo o para la portada.

La secundaria, que normalmente coincide con el cuerpo del texto, debe ser sencilla, fácil de leer y sin florituras que impidan la comprensión del mensaje.

Una diapositiva, una idea

Es una norma sencilla. Si quieres afirmar que tus datos de ventas van bien, utiliza una única diapositiva para transmitirlo.

En subsiguientes diapositivas puedes ampliar estos datos, pero cuando quieras mandar un mensaje, aíslalo del ruido.

Presentación de media kit para influencers

No recargues el diseño con iconos complejos

Los iconos no son todos iguales. Algunos tienen mucho peso visual, lo que les da mucha personalidad, pero también puede hacer que se recargue el diseño.

Si vas a utilizar iconos en tu diseño, utiliza aquellos que tengan un mayor nivel de abstracción o cuyo diseño sea lo más simple posible.

Cómo es una familia de iconos

Elimina tu logo de cada diapositiva

No hay ninguna necesidad de que tu logo aparezca en todas y cada una de las diapositivas de tu presentación.

Hoy en día, las tendencias de diseño imponen un gran minimalismo, por lo que no hay necesidad de machacar a la audiencia con tu logo una y otra vez.

Rediseña los gráficos basura

¡No más gráficos basura! ¿Qué entiendes mejor? ¿Que tu empresa ha doblado la facturación o un gráfico de datos cruzados con comparativas de ingresos de los últimos 6 años por líneas de producto?

Pónselo fácil a los usuarios y si tienes que utilizar gráficos de terceros, intenta simplificarlos lo máximo posible.

Cómo crear gráficos en Visme en español.

Elige una paleta adecuada

Lo he comentado con anterioridad. Elegir una buena paleta de colores dependerá en gran medida de si vas a utilizar o no gráficos en tu presentación.

Ya sabes mi truco:

Elegir tres, dos de ellos complementarios y con alto contraste entre unos y otros para poder diferenciarlos con claridad.

Paleta de colores de Medium

Esta es la paleta de color de Medium, la red social de publicación de contenido. Es simple, pero con el contraste suficiente como para poder hacer gráficos que se lean y comprendan bien.

Cuidado con las animaciones

Una cosa es darle un poco de marcha a una presentación y otra es que parezca una feria.

Las animaciones son interesantes, pero debes usarlas con cuidado o, una vez más, el usuario estará más pendiente de las animaciones que de la historia que tienes que contarle.

Las mejores herramientas para crear presentaciones

Para terminar este artículo es necesario que te hable de las mejores herramientas para crear presentaciones.

Son un excelente punto de partida, porque muchas de ellas cuentan con funciones que harán tu vida mucho más fácil.

¿Qué hace que una aplicación de presentaciones sea excelente?

No sé si te has fijado que cada vez hay menos manuales de instrucciones. Parece que los fabricantes y diseñadores entienden que los usuarios aprenden de forma autónoma.

Independientemente de si te cuesta o no utilizar una aplicación para diseñar presentaciones, desde mi punto de vista, esto es lo que debería tener una buena aplicación:

  • Precio asequible. Los micropagos son una excelente idea, especialmente desde que el software SaaS llegó a nuestras vidas. Sin embargo, a medida que acumulas cuotas de herramientas puedes darte cuenta de que se llevan una buena parte de tu presupuesto. Uno de los requisitos es que precio de la suscripción no sea desorbitado.
  • Plantillas prediseñadas. Soy diseñadora, pero poder contar con plantillas de las que partir es un tesoro. Puedes adaptarlas a tus necesidades y colores corporativos, cambiar la tipografía y las imágenes, pero tienes una parte muy importante del trabajo hecho.
  • Opciones para exportar. Las presentaciones se pueden enviar en forma de pdf o presentar a una audiencia en directo. Además, hay otras opciones como exportar en jpg, lo que te puede ayudar a incluir determinadas pantallas en informes.
  • Opciones para compartir. Hoy en día más que nunca, trabajamos en equipo, por lo que las opciones para poder editar, visualizar o comentar la presentación deberían ser obligatorias.
  • Recursos. Las mejores herramientas para crear presentaciones te permiten además incluir iconos, imágenes y vídeos. Si tienes que buscarlos, adaptarlos, exportarlos y volverlos a importar en la herramienta, perderás mucho tiempo. Si la herramienta que estás considerando tiene estas opciones, estás más cerca de tener un ganador.

Presentaciones de Google

La primera de las herramientas para diseñar presentaciones pertenece a la suite de Google. Es muy similar a PowerPoint y tiene muchas opciones que la hacen atractiva a los ojos del personal de ventas y marketing.

La buena noticia es que puedes utilizarla directamente en tu navegador, aunque las plantillas son bastante limitadas y no tienes recursos adicionales como imágenes o iconos que puedas añadir.

Entre sus mejores cualidades destaca su capacidad para colaborar con otros miembros de tu equipo, ya que puedes añadir comentarios, seguir los cambios y añadir elementos procedentes de otras herramientas de la suite de Google.

Lo mejor de Google Slides: sus funciones de colaboración.

Lo peor: que no es muy versátil cuando quieres ponerte creativo.

Precio de Google Slides: Gratis

Canva

Tengo que reconocer que durante mucho tiempo me ha parecido “el Photoshop de los poco capacitados”. Una herramienta para el vulgo, vaya.

Sin embargo, desde hace un año, no puedo vivir sin ella. Ha mejorado increíblemente sus funciones y ¡no te lo vas a creer! ya casi no utilizo Photoshop cuando se trata de hacer imágenes para redes sociales, presentaciones o infografías.

Cómo empezar con una plantilla de Canva

Lo que más destacaría de esta aplicación es un gran cantidad de plantillas de una calidad ex-tra-or-di-na-ria.

Además, su interfaz es muy sencilla, con un menú escueto e intuitivo.

Una de las cosas que más me gusta es el kit de marca: puedes definir tus colores corporativos y tus tipografías, así como tu logo, para que todos tus diseños tengan una coherencia impecable.

Además, sus recursos (de pago y gratis), son de mucha calidad, especialmente en lo que se refiere a los elementos gráficos. Personalmente me cuesta mucho encontrar iconos o elementos de apoyo que sean consistentes entre sí, algo que Canva te facilita enormemente, porque te sugiere elementos similares. ¡Impagable!

También puedes organizar tus diseños en carpetas, para tenerlo todo organizado. Con una cuenta gratuita tienes un número limitado de carpetas, pero con una cuenta Pro, podrás tenerlo todo perfectamente organizado.

Lo mejor de Canva: sus opciones de diseño y las plantillas.

Lo peor de Canva: es algo confuso buscar iconos que no sean ilustraciones, no hay una diferenciación clara.

Precio de Canva: tienes un plan gratuito para siempre con determinadas limitaciones. La cuenta Pro comienza en 11,99 € al mes para un usuario.

Prezi

La siguiente aplicación de diseño de presentaciones es bien conocida porque fue una de las primeras en ofrecer animación.

Su punto fuerte es que no tiene una organización lineal, sino que se centra en temas y subtemas y te permite organizar el contenido como desees.

Como con el resto de las aplicaciones que voy a mencionar, cuenta con plantillas personalizables que te ofrecen un buen punto de partida.

Una de sus funciones más impresionantes es que no tienes por qué ocultarte detrás de tu presentación si vas a presentarla en una reunión virtual.

Es una funcionalidad impresionante que te permite interactuar mientras presentas de forma elegante. Me gustaría probarlo, para saber si ayuda o no a mantener la atención del usuario debido a que están pendientes de tus gestos y no de una pantalla inmóvil.

Lo mejor de Prezi: es una herramienta sencilla que cumple su función, las animaciones son muy vistosas. Poder integrar Prezi con aplicaciones de reuniones virtuales como Zoom, Meets o Teams es algo a tener muy en cuenta.

Lo peor de Prezi: sus plantillas no tienen la calidad de otras mencionadas, como las de Canva.

Precios de Prezi: tienes una prueba gratuita de 14 días y las cuentas personales comienzan en los 3 € al mes, lo que es un precio más que interesante.

Powtoon

Quiero mencionar Powtoon porque te permite crear vídeos atractivos de forma muy sencilla. Trabajar en Powtoon es como editar diapositivas, por lo que te resultará muy fácil crear un vídeo totalmente profesional.

Puedes editar las diapositivas con el contenido que necesites y cuando presiones reproducir, verás el vídeo en tu plataforma. Cada diapositiva puede incluir las animaciones que desees y la aplicación calcula el tiempo de reproducción. Al finalizar, tendrás un vídeo animado con aspecto profesional.

Las limitaciones de la cuenta son importantes. Con un plan de pago puedes crear vídeos de más de tres minutos, descargarlos en formato mp4 y otras funcionalidades.

Lo mejor de Powtoon: que tienes una aplicación para crear vídeo de forma muy sencilla.

Lo peor de Powtoon: que a no ser que crees muchos vídeos al mes, es probable que no te compense.

Precio de Powtoon: el plan gratuito tiene ciertos límites. Los planes de pago comienzan a partir de los 19 $.

Genially

No por ser la última es la menos importante ni mucho menos. La conozco bien y es un dignísimo competidor de otras herramientas más conocidas.

Entre sus funcionalidades más importantes destacan que tienes amplias posibilidades de animación, plantillas de gran calidad profesional, botones interactivos que te permiten mostrar información adicional cuando pasas el ratón por encima o saltar a cualquier página y navegar por enlaces externos.

Me gusta la oferta de visualización de datos, porque muchas presentaciones necesitan una forma de presentar información compleja como los datos de forma atractiva y es algo que no todas las aplicaciones ofrecen.

Al igual que Canva, Genially te permite crear tu propio kit de marca, como tu paleta de colores, tus fuentes, tu logo y tus imágenes predeterminadas. Te facilitará mucho el trabajo a la hora de personalizar las plantillas, además de evitar inconsistencias cuando trabajas en equipo, otro de los fuertes de Genially.

Lo mejor de Genially: que ofrece mucho por muy poco precio, de hecho, mucho más que otras aplicaciones más conocidas.

Lo peor de Genially: No puedo decir nada malo de esta poderosa herramienta de presentaciones interactivas, simplemente, te va a encantar.

El precio de Genially: tienes un plan gratuito con bastantes funciones, aunque con limitaciones como el acceso a las plantillas. Los planes de pago comienzan a partir de 7,49 € lo que la convierte en un chollo total.

Microsoft PowerPoint

Te voy a ser totalmente franca. No he utilizado JAMÁS PowerPoint. Soy de Mac, por lo que lo más parecido que he utilizado es Keynote.

Dicho lo cual, hay que ser justos. En muchos entornos corporativos se utiliza PowerPoint como estándar de referencia y es complicado sacar a la gente de ese hábito tan arraigado.

Sin embargo, PowerPoint no tiene por qué ser sinónimo de mala presentación. Se pueden hacer grandes trabajos, siempre y cuando cuentes con una buena base como una plantilla.

A Dios gracias, hay almas caritativas que en los últimos años se han afanado por crear plantillas gratuitas con las que la muerte por PowerPoint desaparece en el horizonte.

Lo mejor de PowerPoint: que está dentro de la suite de Office 365, el estándar de productividad en la mayoría de las empresas.

Lo peor: no usar las plantillas que te permitan hacer diseños dignos y pensar que sigues en los años 90.

Precio de PowerPoint: las versiones web y de escritorio se incluyen con las suscripciones de Microsoft 365, que comienzan en 5 €/usuario/mes.

Y con esto y un bizcocho he terminado de contarte todos los secretos conocidos sobre cómo hacer una presentación. Espero haberte dado argumentos de peso para que empieces a darles más amor a tus presentaciones. Si no te sientes con fuerzas, ¡llámame! Llevo diseñando presentaciones desde el pleistoceno y puedo ayudarte con eso.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.
¿QUIERES CONSULTARME ALGO?

¡No te cortes! Escríbeme con la consulta que necesites y te responderé lo antes posible.