Los gráficos de barras representan cantidades a lo largo de un periodo de tiempo y son la mejor manera de mostrar la diferencia entre dos o más conjuntos de datos, porque el espectador puede comparar fácilmente la longitud de las barras.

Al contrario que los gráficos de tarta, que ya he analizado con anterioridad, los gráficos de barras hacen muy sencilla esta comparativa y por eso son tan populares.

En la entrada de hoy te contaré por qué es importante que los elijas bien, para qué sí y para qué no debes utilizarlos, así como algunas reglas para mejorar la comprensión de la información que contienen y que tus presentaciones sean la envidia de la oficina (o de la teleoficina, ya que estamos teletrabajando).

Para qué usar los gráficos de barras

Como acabo de comentar, los gráficos de barras que analicé hace unas semanas son perfectos para entender la relación entre el todo y las partes.

Es decir, de un total de todos los madrileños confinados, cuáles están a punto de matar a sus hijos y cuáles a punto de matar a sus vecinos (o las dos cosas, que no son excluyentes).

En el caso que nos ocupa hoy, los gráficos de barras son ideales para mostrar relaciones entre los datos. Sin embargo, a menudo se ven contaminados por detalles inútiles como sombras y formas 3D que solo enturbian la información.

Ejemplo de un mal gráfico

Otras veces, carecen de elementos que permiten comprenderlos mejor, como las unidades de los ejes o las etiquetas de lo que representa cada información.

En qué consiste un gráfico de barras

Como he mencionado, un gráfico de barras es una herramienta visual utilizada para comparar conjuntos de datos. Puede diseñarse de forma horizontal o vertical. Lo más importante que debes saber es que la longitud de una barra está directamente relacionada con la importancia del dato. 🙂

Buen ejemplo de un gráfico de barras

Consiste en dos ejes. Uno horizontal y otro vertical. Hay un regla no escrita pero de sentido común que dice que si estás utilizando este tipo de gráficos para visualizar la evolución de un dato a lo largo del tiempo, el eje horizontal mostrará el tiempo y el eje vertical el volumen del dato.

Diferencias entre los gráficos de barras y otros tipos de gráficos

Es importante que distingas por qué debes utilizar un gráfico de barras cuando tienes otras muchas opciones a mano. A continuación voy a contarte las diferencias entre este tipo de gráficos y los más conocidos.

Gráfico de barras vs. gráficos de líneas

Los gráficos de barras muestran los datos de manera similar a los gráficos de líneas.

Los gráficos de líneas son útiles para mostrar cambios más pequeños en una tendencia a lo largo del tiempo. Los gráficos de barras son mejores para comparar cambios más grandes o diferencias en los datos entre grupos.

Diferencias entre varios tipos de gráficos

El ejemplo que puedes ver encima de estas líneas corresponde al tráfico de este blog a lo largo del tiempo. Un gráfico de líneas es muy útil para ver las subidas y bajadas diarias y percatarme de que los fines de semana no son buenos para el marketing de contenidos. 🙁

Tipos de gráficos de barras

Los gráficos de barras son un elemento visual extremadamente eficaz para usar en presentaciones e informes. Son populares porque permiten al lector reconocer patrones o tendencias mucho más fácilmente que mirar una tabla de datos numéricos.

Pero hay muchos tipos de gráficos de barras, no creas. Estos son los más importantes.

Gráficos de barras verticales

Es el tipo más común, lo habrás visto miles de veces a lo largo de tu vida. Es de gran utilidad para presentar la evolución de un dato a lo largo del tiempo.

Un gráfico de barras simple

Gráficos de barras horizontales

Uno de los inconvenientes de los gráficos de barras verticales es que no hay mucho espacio para etiquetas extensas en el eje horizontal. Si te estás planteando una comparativa que NO sea temporal, las cosas se pueden complicar.

Ejemplo de un gráfico de barras

Por eso es tan útil utilizar la versión horizontal que resuelve este problema con facilidad. En el caso que puedes ver sobre estas líneas, el problema procede de nombres de países de diversas longitudes, problema que se soluciona rápidamente cuando se utiliza un gráfico de barras horizontal.

Gráfico de barras ampliado

El gráfico de barras apiladas es un elemento visual que puede transmitir mucha información.

Tipos de gráficos de barras

Tratar de mostrar toda esta información en un gráfico de barras al uso no resulta nada práctico. En el ejemplo que puedes ver sobre estas líneas procedente del diario The Economist, se utiliza un gráfico de barras ampliado para ofrecer datos complejos sobre la COVID-19.

Una de las desventajas de un gráfico de barras ampliado es que no muestra los datos con la claridad deseada y, si no se lee con atención, incluso puede resultar engañoso.

Es importante que tengas cuidado a la hora de seleccionar el gráfico que mejor se ajusta a tus necesidades.

Reglas para diseñar un gráfico de barras con eficacia

Ahora que ya sabes cuándo debes y cuándo no utilizar un gráfico de barras, es momento de seguir una serie de reglas que garanticen que la información representada se comunica con eficacia.

1. El título debe transmitir el mensaje principal de gráfico

Por ejemplo, si titulas tu gráfico como “Variabilidad individual en la respuesta a los medicamentos” no ofrecerás una idea precisa de qué va. Si lo reformulas como “El sexo puede ser un factor de riesgo de reacciones a los medicamentos” tendrás una idea más precisa de lo que dicen tus datos.

2. Incluye siempre todos los metadatos

Para que tu gráfico sea comprensible, debe contener todos los metadatos necesarios como el título, el periodo de tiempo que comprenden los datos, las unidades de medida, el tamaño de la muestra, las unidades de los ejes y otros muchos elementos que dan contexto a los datos.

Sin embargo, hay algunas excepciones: las leyendas pueden ser omitidas cuando las categorías están claramente identificadas mediante etiquetas (lo veremos enseguida).

3. Evita etiquetas verticales u horizontales en el eje x

Las etiquetas horizontales son más fáciles de leer, sin embargo, cuando son demasiado largas, reducen la claridad del gráfico. En este caso, puedes usar un gráfico horizontal en lugar de uno vertical o también puedes abreviar la descripción (por ejemplo, en lugar de Septiembre 2020, puedes poner Sep 20).

Aprende qué tipo de gráfico de barras elegir

Evita las barras en orden aleatorio

De ello depende la mejor comprensión del mensaje general y de que el espectador pueda realizar las comparativas entre los datos que es precisamente la misión de este tipo de gráficos.

Ordena las barras en un orden con sentido

Conseguirás más del espectador si ordenas las barras con un criterio. Puede ser orden cronológico, alfabético o del más pequeño al mayor. Sea cual sea tu criterio, recuerda que debe facilitar la lectura.

Comienza tu gráfico de barras en la línea con base cero

Es un truco muy viejo al que nos tienen acostumbrados los manipuladores de estadísticas, muy de moda estos días.

Más allá de las intenciones oscuras de manipulación de ciertos personajillos, no es honrado presentar datos trucados.

Elimina detalles decorativo inútiles

La información inútil, como las barras de colores pertenecientes a la misma categoría, las sombras, las cuadrículas de colores de fondo, etc., confunden al espectador.

Y por lo que más quieras, deja las barras 3D de lado, no aportan nada. Es más, no está claro dónde se une la barra con la cuadrícula, por lo que el espectador suele tener problemas para diferenciar el tamaño real de las barras.

Elige los colores con cuidado

Cuando todas las barras de tu gráfico pertenecen al mismo grupo, es mejor que utilices el mismo color con diferentes matices, del más claro al más oscuro para facilitar la comparación.

En cambio, cuando las barras pertenecen a diferentes categorías, es mejor que las agrupes por colores.

Elige los colores basándote en su significado cultural, de lo contrario confundirás al espectador.

Por ejemplo, si estás hablando de valores positivos, utiliza el color verde, como en este gráfico de SEMrush de su herramienta Position Tracker, donde las barras de color verde indican las palabras clave ganadas y las rojas las perdidas.

No tendría ningún sentido que fuera al revés y solo complicaría la comprensión del gráfico, ¿no crees?

¿Te animas a mejorar tus gráfico de barras? Te espero en los comentarios para saber cómo te las apañas para mejorarlos.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿QUIERES CONSULTARME ALGO?

¡No te cortes! Escríbeme con la consulta que necesites y te responderé lo antes posible.

Te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Carmen Díaz Soloaga (Social Media Pymes) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa, S.L. (proveedor de hosting deSocial Media Pymes) dentro de la Unión Europea. Puedes consultar la política de privacidad de Webempresa. Si no introduces los datos obligatorios, no podré atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión los datos recabados en la dirección info@socialmediapymes.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.