No he podido resistirme a interpretar a mi manera la estética revolucionaria para ilustrar el cambio que se está produciendo en los contenidos. Vídeos, infografías, ilustraciones y presentaciones invaden todos los canales de comunicación social.

Esta invasión no significa que sean capaces de captar la atención de los usuarios, de hecho y como hemos visto esta misma semana, sin soluciones ingeniosas y dedicación, la inmensa mayoría del contenido visual pasa desapercibido.

Acompáñame hoy en este breve viaje revolucionario a la tierra donde el contenido visual hace temblar el poder establecido y lPor qué el contenido visual está revolucionando las redes sociales.as masas asaltan los tronos. ¡Siente la revolución!

Por qué el contenido visual es el hit de 2016

A estas alturas de la película no creo que deba darte más la brasa sobre por qué deberías centrar tu atención en el contenido. ¡Lo hemos hablado tantas veces!

Si todavía no lo tienes claro y eres de los que prefiere que la competencia se rompa los dientes antes que tú, estos datos pueden abrirte los ojos:

  • En 2015, el 63% de los contenidos compartidos en redes sociales son imágenes.
  • El 66% de las actualizaciones de todas las redes sociales (sí también Twitter) son de tipo visual.
  • La mitad de los usuarios ha re-posteado una foto o vídeo publicada por otra persona o marca.
  • Más de la mitad de los usuarios han publicado una foto hecha por ellos mismos.

¿Qué tipo de contenido visual puedo elegir?

¡Pufff! Un montón, aunque los más populares son vídeos, imágenes, ilustraciones, infografías y presentaciones.

Ya hemos comentado los superpoderes del vídeo como formato de contenidos en una entrada anterior. Son muchos y muy potentes, lo sabes. Lo que quizás no sepas es que en 2016 seremos testigos del despegue definitivo de plataformas alternativas a YouTube, Vine o Vimeo.

Basadas en modelos diferentes, tienen en común el uso exclusivo del vídeo como formato. ¡YouTube, tiembla que la revolución amenaza tu trono!

En lo que respecta a las imágenes, su capacidad de captar la atención del usuario sigue plenamente vigente. ¿La novedad? Que aquellas aburridas bibliotecas de producto (sean salchichas o tornillos, eso me da igual) ya no valen.

Los usuarios de hoy en día quieren ver quién come esas salchichas y cómo se ajustan esos tornillos. ¿Notas la diferencia? Esta revolución supone que otros experimenten el proceso de consumo de los productos. Para humanos hecho por humanos.

¿Y las ilustraciones? No es la hermana pobre de las imágenes, te lo aseguro. Son mucho más caras si son exclusivas, y pueden generar un inmenso reconocimiento de marca. ¡Que se lo digan a Mr. Wonderful! Sus ilustraciones han desarrollado tal reconocimiento que venden solas un producto cualquiera.

De las infografías mejor no hablamos. ¿O sí? La que acompaña estas líneas resume y completa este texto (que supongo que poca gente leerá completo) y además, supone un empujón para que el artículo se comparta más en las redes sociales. Educa, entretiene, interesa, enseña y mola un rato. 🙂

Por último, y no por ellos menos importante, las presentaciones. No podemos dejar de mencionarlas aunque creas que sólo viven encerradas en ajados pc’s de oficinas polvorientas. Se utilizan, ¡y mucho! Quizás no sean para todos los sectores empresariales, pero son eficaces armas de venta, y también merecen un hueco en la revolución del contenido visual.

Leyes de contenido visual

Ejem, ejem. ¿Cómo es que hay leyes? ¿No quedamos en que hay que derribar tronos y potestades? Sí, de eso va la revolución del contenido visual, pero no vale cualquier cosa. Además, por mucho que te digan lo contrario, hasta los más revolucionarios están organizados, y si no me crees, mira a tu alrededor. Cada movimiento político, o con objetivos políticos, tiene un plan perfectamente diseñado.

1/ Entender la misión. Los diseñadores no son artistas, por desgracia. No se pueden permitir el lujo de hacer las cosas “porque sí”. Deben solucionar un problema, o cumplir una misión. Entender bien esa misión, esos objetivos, es lo que les dará la pauta de si van o no por buen camino.

Por ponerte un ejemplo, si en lugar de elegir tonalidades rojas para esta infografías, hubiera elegido un dulce color rosa. ¿Crees que el concepto de “revolución” tendría la misma fuerza?

2/ Jerarquía. No todos los elementos de un diseño tienen el mismo valor. Los titulares tienen más importancia que los textos, las imágenes más que las fuentes y así sucesivamente. Si alteramos esta jerarquía no somos originales, sino patosos.

¡No caigas en esa tentación! Es una lección que me ha costado años aprender, y no quiero que te pase a ti. La originalidad no pasa por alterar las leyes, sino por utilizarlas para ser diferente.

3/ Simplicidad. Sin duda, es lo más complicado de conseguir. Si sigues el perfil de Social Media Pymes en Pinterest, habrás visto el tablero “Comunicación”. En él encontrarás ejemplos de diseño que destacan por su simplicidad. Cumplen su misión, respetan la jerarquía y son simples.

4/ Legibilidad. Está íntimamente relacionada con la primera ley. Si el diseño cumple una misión, y no se entiende, no vamos bien. Por eso, procura siempre que el mensaje sea claro, que llegue nítido y directo. Aplica esta legibilidad a los textos que acompañen cada formato, en imágenes, infografías, presentaciones, en todas partes.

5/ Espacio suficiente. Los márgenes también son importantes. Aunque el contenido visual esté diseñado para las redes sociales, no significa que debas saltarte las reglas más elementales.

En la imagen que puedes ver debajo de estas líneas, puedes observar cómo el espacio ayuda a que la imagen tenga más impacto. No tengas miedo a los espacios negativos, aquellos en los que hay nada, el horror vacui no sirve en diseño.

6/ Alineación. Lo mismo sucede con la alineación de los elementos. Debes respetar esta ley para asegurarte de no despistar al usuario. Si optas por no respetarla, asegúrate de que lo hacen de forma que el impacto no reste importancia al mensaje.

En la imagen de felicitación navideña del despacho de abogados Aguirre Beña los elementos no están alineados. Si era intencionado, no ha salido bien, porque el mensaje parece confuso y recargado.

7/ No más sombras. Los 80 terminaron. Por aquel entonces las sombras eran lo más, e invadían todos los rincones.

Hoy, el diseño plano o flat desing es el más utilizado, y las sombras ochenteras ya no se llevan. Utilízalas sólo para cuando quieras resaltar blanco sobre blanco, como en las imágenes que ilustran los post de Social Media Pymes.

Mi consejo, que sean discretas y suaves, y que si las utilizas, que siempre sean iguales.

8/ Coherencia. La última y más importante ley del contenido visual es que seas siempre coherente. Si defines una línea visual, mantenla en el tiempo y sé firme. Y si todavía no lo has hecho, ¡ya estás tardando!

En la infografía que acompaña estas líneas podrás ver algunos consejos para cada uno de los formatos, y que cumplan todos las leyes del contenido visual que hemos enumerado.

¿Necesitas que te eche un cable con el contenido visual? Si quieres elaborar una línea gráfica que puedas replicar fácilmente, consulta los servicios que te ofrezco. En poco tiempo podrás crear imágenes, infografías, presentaciones y vídeos que cuenten tu historia y te permitan conseguir clientes fieles. Contacta conmigo y empezaremos a trabajar.

Nos vemos en Twitter. @cdiazsoloaga.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿Quieres aprender a diseñar infografías?

¡Suscríbete a Social Media Pymes y recibirás el ebook gratis!

¡Gracias por unirte a la familia de Social Media Pymes!