Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Este es un post raro, ya te lo advierto. Estoy mitad enfadada, mitad contenta. Enfadada porque en mi cabeza sé que el comportamiento condicional en MailChimp es posible. Contenta, porque he aprendido a crear un workflow de comportamiento condicional, a pesar de que en soporte me insistían que «simplemente, no es posible con MailChimp». Pero al final, lo he conseguido.

Como seguro que en algún momento has soñado con ir más allá de lo que esta aplicación tiene que ofrecer, quiero contarte cómo lo he hecho y que nadie te pueda decir «no es posible».

Mi experiencia con MailChimp y el comportamiento condicional

Hasta hace unas semanas me consideraba una usuaria avanzada de MailChimp. Sabía como crear nuevas listas, cómo segmentalas, crear grupos, diseñar cadenas de correos automáticos y personalizar formularios.

No en vano llevo peleando con esta aplicación más de cinco años. Hasta hace unas semanas la había utilizado regularmente para crear campañas, newsletters, cadenas de correos y poco más.

Eso fue hasta hace unas semanas, cuando me pidieron mi opinión sobre el estado de una campaña compuesta por varios correos automáticos que se enviaban a una lista de leads generados a través de las redes sociales.

Lo primero que pensé es que la lista gozaba de excelente salud, con una tasa de apertura muy alta.

Pero a pesar de tener una tasa de apertura muy alta, quise ir más allá, pensando en cómo se podían recuperar los contactos que no hubieran abierto alguno de los correos de la cadena. Ahí fue cuando se me ocurrió el tema de los correos recordatorio.

Pero no adelantemos la solución, mejor volvamos a lo básico antes de meternos en camisa de once varas.

Para qué sirve MailChimp

Ben Chestnut y Dan Kurzius fundaron esta aplicación para el envío de correos electrónicos en 2001. La empresa comenzó como un proyecto alternativo de varios desarrolladores web en su tiempo libre.

Hoy en día, es la plataforma de correo más utilizada del mundo, con más de 1.000 millones de emails enviados al día y 12 millones de clientes, espero que más satisfechos que yo en estos momentos.

Hasta hace bien poco era una de mis aplicaciones favoritas. De hecho, la he mencionado en varias ocasiones en este blog de contenidos como ejemplo de buen hacer. Por ejemplo, como caso de uso de ilustraciones, algo que saben hacer con maestría.

Cómo registrarse en MailChimp

Registrarse en esta plataforma es muy sencillo y de facto, es uno de sus puntos fuertes.

Solo necesitas introducir una dirección de correo electrónico y una contraseña y seguir los pasos que te indica la plataforma a medida que recoge información sobre tu actividad para ayudarte con las estadísticas.

Tip: no olvides ajustar el tamaño de tu empresa y el sector al que perteneces para que te pueda ofrecer medias con respecto a otros negocios similares al tuyo, es una comparativa que te ayudará a saber si tus datos se encuentran dentro de un rango aceptable o algo no está funcionando como debería.

No te solicitarán ningún dato de tarjeta de crédito en el momento del registro, algo que es de agradecer.

Al contrario que otras plataformas, MailChimp te permite tener una cuenta gratis durante un tiempo ilimitado. Además, ahora, las cuentas gratuitas pueden crear cadenas de correos automatizados, algo que no siempre ha sido así.

En mi caso, tuve cuenta de pago durante bastantes años, precisamente para poder acceder a las automatizaciones.

Cómo empezar en MailChimp

Una de las cosas que menos me gusta de MailChimp es que es muy poco intuitiva. Además, los cambios continuos consiguen despistar al más pintado. La utilizo continuamente y aún así, hay meses que cuando entro me encuentro todo cambiado. 🤬

Si quieres crear una campaña, te encontrarás algo similar a esto:

Como puedes ver, hay cuatro tipos de campañas:

  • Las normales. Sirven para envíos puntuales, como newsletters, ofertas, comunicados y todo aquello que se te ocurra y que no se repita en el tiempo.
  • Las automatizadas. Son campañas que se envían, como su propio nombre indica, de forma automatizada en función de una serie de parámetros que veremos en este mismo artículo.
  • Las de texto plano. No las he utilizado nunca, sinceramente. En teoría, son para conexiones lentas y mucho más básicas que las normales, únicamente con texto, sin imágenes ni posibilidades de estilo.
  • Los test A/B. Solo para bases de datos muy grandes, donde puedes hacer pruebas con la mitad de la base de datos enviando dos modelos de correo y el ganador, se enviará a la otra mitad de la base datos.

Tip: como me han hecho saber en soporte de MailChimp, no es lo mismo una campaña que una automatización. Una campaña se envía una vez, mientras que las automatizaciones son correos que se envían en función de parámetros como fechas, acciones de los usuarios o compras en un ecommerce si has conectado la plataforma con tu negocio online.

Qué son las automatizaciones

Como acabo de explicar, las automatizaciones son correos que se envían de forma automática según una serie de parámetros.

MailChimp te propone una serie de acciones destacadas, aunque la oferta es más amplia:

Etiquetas

MailChimp ha cambiado varias veces la forma de segmentar las bases de datos. En estos momentos, ofrece varios tipos de segmentación, las etiquetas, los segmentos y los grupos.

Las etiquetas son nombres (el que quieras) que asignas a cada contacto para tu gestión interna, como por ejemplo «usuarios VIP» o «suscriptores landing page ventas».

Los grupos corresponden a información que has solicitado de los usuarios, como por ejemplo, cuando pides a tus suscriptores que indiquen cuándo cumplen años o sobre qué áreas de interés quieren recibir información.

Los grupos te permiten seleccionar personas de la base de datos para crear campañas más y mejor enfocadas a sus intereses.

Por último, los segmentos, más complicados, se pueden crear en función de muchos parámetros, como la fecha de incorporación a la lista o las acciones que hayan realizado en campañas anteriores.

Pues bien, las automatizaciones solo están disponibles para etiquetas que hayas asignado a cada uno de los miembros de tu base de datos. Se pueden convertir grupos en etiquetas, pero eso es otro post. 🙂

Actividad del usuario

Además de las etiquetas, MailChimp te permite crear cadenas de correos automatizados en función de la actividad del usuario. Y aquí está el meollo de la cuestión, porque no vale cualquier actividad.

La plataforma solo ofrece determinados comportamientos como dar la bienvenida a nuevos usuarios, responder a actualizaciones que los usuarios hacen de sus datos o dar la bienvenida cuando se registran a través de un formulario creado con la propia aplicación.

Ecommerce

Si conectas tu cuenta de MailChimp con tu tienda online, podrás enviar correos automáticos interesantes como por ejemplo, de carrito abandonado, gracias por tu compra, etc.

Fechas

También puedes enviar correos basados en fechas importantes, como el cumpleaños del usuario (si que te lo ha indicado, claro) o la fecha en la que se unieron a tu lista de correo, entre otras cosas.

API

Además de todas estas acciones, y para gente muy lista entre las que tengo el deshonor de no encontrarme, puedes utilizar la API de MailChimp para desencadenar el envío de correos.

Cómo crear una automatización en MailChimp

Y ya está. Estas son las opciones que te ofrece MailChimp para que crees una automatización.

Una vez que has seleccionado la que mejor se ajusta a tus necesidades, comienzas a diseñar tu cadena de correos, que puede estar compuesta de un solo correo o de 200.

Entre uno y otro median dos cosas: el tiempo y el desencadenante.

Atento.

Tiempo transcurrido

Lo primero que tienes que tener en cuenta es cada cuánto quieres que se envíen los correos. Lo normal de toda la vida es que el primero se envíe inmediatamente, porque el usuario espera recibir algo cuando se suscribe a una lista.

El resto de los correos deben tener una cadencia razonable. Uno al día es una tortura, uno cada cinco días quedará sepultado bajo la montaña de correos que se reciben a diario.

Desencadenante

El otro factor que tienes que tener en cuenta a la hora de diseñar una cadena de correos es qué acción quieres que desencadene el envío del siguiente correo.

MailChimp te ofrece un rango limitado de opciones, no te creas que puedes hacer cualquier cosa, ojo.

Debajo de estas líneas puedes ver todos los desencadenantes (triggers) que te ofrece la aplicación. Son muchos, lo sé, pero es importante que los repase:

  • Actividad de la cadena. En función de lo que haya hecho el usuario con el correo anterior, se desencadena el correo siguiente. Por ejemplo, abrirlo.
  • Ecommerce. Se aplica lo mismo que hemos visto más arriba. Por ejemplo, una compra o un producto en el carrito abandonado.
  • Actividad de campaña. En función de lo que los usuarios hayan hecho en otras campañas, puedes desencadenar el envío concreto del siguiente email de una cadena.
  • Gestión de la audiencia. Como por ejemplo, cuando un usuario se une a un determinado grupo. No es una situación frecuente, pero imagina que envías un correo a los miembros de tu base de datos para cualificarla, pidiendo que rellenen algún datos más sobre sus intereses o comportamientos. Al proporcionar esta nueva información, los campos solicitados se convierten en grupos y en función de los nuevos miembros, puedes desencadenar correos concretos de la cadena.
  • Integraciones. Si conectas tu cuenta de MailChimp con otras aplicaciones mediante la API que te proporciona, puedes desencadenar correos de la cadena. Pero para esto, tienes que ser muy listo, ¿recuerdas?

Por qué el comportamiento condicional es importante

Como has podido comprobar, las opciones para crear una cadena de correos automatizados con MailChimp son muchas, pero no infinitas.

Ese es precisamente el motivo que me ha llevado a escribir este artículo.

Espero que si algún día alguien llega a esta entrada en busca de respuestas porque le ha pedido a la herramienta algo complejo, encuentre lo que busca.

Pero antes de darte mi preciada respuesta, que me ha llevado unos cuantos días, quiero contarte por qué el condicionamiento condicional es importante.

Una base de datos está formada por personas, con intereses, perfiles y patrones de comportamiento muy distintos. No todos abren los correos ni terminan las cadenas como se supone que deben hacer.

Por eso, antes de empezar a hacer nada, plantéate cuál es el objetivo de la automatización que estás pensando y sobre todo, qué vas a hacer para que los usuarios terminen la cadena de correos.

¿Qué tiene que ver el comportamiento condicional en todo esto?

Muy sencillo, te ayuda a aumentar la tasa de apertura, aumentando las probabilidades de que los usuarios finalicen la cadena completa y logren los resultados que esperas.

Pongamos, por ejemplo, que deseas vender un curso online.

Si la oferta final se encuentra en el último correo de la cadena, es necesario que los usuarios lleguen hasta allí. Cuantos más usuarios llegen al final de la cadena, más probabilidades tendrás de vender cursos.

Para ello, es necesario que aumentes la tasa de apertura y evites los abandonos.

¿Cómo lograrlo?

Con correos recordatorio cada vez que alguien no abra un correo o no haga clic en un enlace deseado.

Vamos a verlo paso a paso.

Cómo crear una serie de cadenas con comportamiento condicional

Imagina que el planteamiento de tu campaña es este:

Si quieres añadir recordatorios cada vez que los usuarios no abren el correo, en MailChimp te dirán que no es posible, porque una cadena de correos es secuencial, van uno detrás de otro y no puedes crear correos que se activen automáticamente en función de lo que hacen los usuarios.

Eso es lo que te dicen en MailChimp.

Pero he descubierto cómo hacerlo.

La solución es tan sencilla como que crees tantas cadenas de correos como opciones hay en tu workflow.

Cada una de ellas se debe desencadenar cuando NO se realice una de las acciones del workflow principal. Así:

Resumiendo

El comportamiento condicional en MailChimp sí es posible, y gracias a ella puedes reducir la tasa de abandonos de este tipo de cadenas, que suele ser bastante alta. De esta forma te asegurarás de que los usuarios llegan al final y compran aquello que para lo que hayas creado la cadena.

Te animo a que pruebes este tipo de cadenas y me cuentes tus resultados, estoy deseando que más y más personas se animen a exprimir MailChimp al máximo. ¡A ver si se ponen las pilas! El comportamiento condicional es posible, a pesar de que ellos no lo sepan 🤨.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿QUIERES CONSULTARME ALGO?

¡No te cortes! Escríbeme con la consulta que necesites y te responderé lo antes posible.

Te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Carmen Díaz Soloaga (Social Media Pymes) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa, S.L. (proveedor de hosting deSocial Media Pymes) dentro de la Unión Europea. Puedes consultar la política de privacidad de Webempresa. Si no introduces los datos obligatorios, no podré atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión los datos recabados en la dirección info@socialmediapymes.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.