Aprender cómo diseñar un menú de restaurante puede ser una gran arma de marketing que estés pasando por alto sin saberlo. Son muchos los negocios que no lo tienen en cuenta y una de las clave seguras para que triunfe.

En la entrada de hoy te quiero mostrar algunos de los principios básicos que debes seguir para redactar y diseñar una buena carta de restaurante que retenga clientes y genere ventas.

Cómo diseñar un menu de restaurante, las bases

Antes de abrumarte a ejemplos, recomendaciones y consejos, párate a pensar si sabes distinguir entre un buen menú y uno mediocre o malo.

¡No te rompas el coco!

Aquí tienes unos cuantos puntos que te ayudarán a distinguir si el menú que tienes entre manos es como debería ser.

1/ Navegación sencilla

¿Te he contado alguna vez que odio cocinar con toda mi alma? Supongo que sí, cualquiera que me conozca lo sabe.

Por eso soy tan amante de las apps de comida a domicilio, donde he encontrado buenos ejemplos de lo que tiene que tener un buen menú, sea físico o digital.

Una de las cosas que distinguen un buen menú es que tiene una navegación sencilla. No tienes que emplear horas y horas en buscar lo que te apetece, porque puedes pasar de los entrantes a las ensaladas sin tener que rebuscar.

Si tu menú es farragoso, no está bien estructurado o cuesta encontrar lo que el cliente busca, la navegación no es sencilla.

2/ Imágenes de buena calidad

Las imágenes grandes, apetecibles y de buena calidad, son absolutamente imprescindibles en un buen menú. Sin ellas, el cliente no picará.

Para muestra, un botón.

Este vídeo te hace darte cuenta de que la fotografía de comida es un arte con muchos trucos al servicio del estómago del cliente.

Si uno de ellos entra en tu restaurante y solo encuentra imágenes de platos grasientos y con aspecto de haber pasado una guerra, saldrán corriendo.

3/ Precios claros

Son de todos conocidos los atracos que se producen en bares y restaurantes bien situados y que gracias a las redes sociales todos conocemos.

Tienes dos formas de conseguir clientes: de atraco en atraco o con unos precios atractivos que te garanticen clientes en el futuro.

Si lo que quieres es ganar clientes que vuelvan el siguiente fin de semana, comunica los precios de forma clara y sin trampas.

4/ Transmite la identidad de la marca

Una de las cosas que más llama la atención de un mal diseño de menú es que habla en términos poco favorables de quien lo firma, en este caso, el restaurante.

Tu carta es tu tarjeta de presentación, ¿por qué te la vas a jugar a dar una mala imagen?

Si tu restaurante tiene varias estrellas Michelin, no puedes permitirte que parezca de un bar de carretera. E incluso, si tienes un restaurante de paso, puedes conseguir que la gente vuelva con una carta sin las pretensiones de un cinco tenedores, pero que transmita tu identidad.

Eso, en lo que respecta al aspecto visual. Pero el aspecto conceptual tampoco es menor.

Hay muchos restaurantes que pecan de los dos grandes errores de no saber cómo diseñar un menú para restaurante:

  • Ofrecer demasiadas opciones. Si ofreces 120 platos, es poco probable que puedas hacerlos todos bien. Mejor reduce la carta y haz que sea insuperable.
  • Ofrecer platos que no tienen nada que ver unos con otros. Si regentas un restaurante de comida casera, las deconstrucciones no parecen encajar necesariamente bien, ¿no te parece? Define un tema (comida italiana, casera, vegetariana, mexicana) y crea una experiencia culinaria entorno a ella.

Este maravilloso ejemplo del restaurante Polpo, especializados en comida con ingredientes del mar, refleja perfectamente todo lo que hemos visto en este artículo: una carta corta, que habla bien de la marca, que refleja su identidad y donde no hay que hacer maravalismos para encontrar lo que quieres.

Diseño de menu de restaurante

Si hasta ahora hemos visto los puntos más importantes para saber si el menú de tu restaurante está trabajando a tu favor o no, es hora de pasar a la acción.

La segunda parte de este post sobre cómo diseñar un menú de restaurante va a incidir en un aspecto que no gusta a todo el mundo: el diseño.

Por favor, si no sabes diseñar y tienes un restaurante, no hagas esto:

En su lugar, presta atención a esta carta.

Contiene todos los buenos ingredientes de un menú que invita a comer y a volver. Vamos a verlos de uno en uno.

1/ Estructura

Si tienes una carta amplia, lo más sencillo es que la dividas en secciones: hamburguesas, entrantes, ensaladas, carne, pescado, etc.

Así, facilitarás la navegación y la satisfacción del cliente aumentará.

2/ Buenas imágenes

Como he comentado un poco más arriba, la mejor manera de vender una carta es mostrar al público lo que tienes que ofrecer con imágenes visualmente atractivas.

A ser posible, aprovecha para mostrar tus platos más suculentos, esos que sabes que funcionan sí o sí. ¿Una forma de saberlo? Examina tus ventas y localiza los platos más vendidos. Después, contrata los servicios de un buen fotógrafo que les saque todo el jugo.

3/ Descripciones precisas con todos los ingredientes

Las descripciones de los patos, como las fichas de producto, son un arte en sí mismo.

En la carta que estamos analizando, destacan varias cosas:

  • Nombres precisos y en mayúscula. No soy muy amiga de las mayúsculas descontroladas, pero son un elemento de diseño que cuando se utilizan bien, es muy eficaz. Eso sí, no te alargues demasiado o no se los leerá nadie.
  • Incluye todos los ingredientes. Aunque los camareros están para ayudar a los clientes, si incluyes todos los ingredientes, facilitarás su tarea y la elección de los platos.
  • Incluye descripciones de la forma en la que están cocinados los alimentos. Tostado, salteado, hervido o asado son formas de que el cliente se haga una idea precisa de cómo se han cocinado los ingredientes.
  • Añade información nutricional. Aunque en España todavía no es común ver el número de calorías que contiene cada plato, en algunos países como Estados Unidos es normal añadir esta información. Si tienes opciones para alérgicos, puedes incluirlo mediante iconos identificativos.
  • Información adicional. Este buen ejemplo de cómo diseñar un menú de restaurante tiene el plus de sugerir a los clientes maridajes de vinos para sus platos. Una idea excelente para una carta, ya que proporcionas información extra que facilita la elección del cliente.
  • Letra bien legible. Al contrario que muchos malos menús que verás a lo largo de tu vida, el que estoy analizando tiene la virtud de contener una letra bien legible, aunque en una combinación inusual: blanco sobre negro. Sea como fuere, se lee perfectamente, y es una de las reglas de oro que siempre debe cumplir una buena carta de restaurante.

Diseño de menú online, el reto extra

He comenzado este artículo contándote que soy una gran aficionada a pedir comida online. Dos de mis aplicaciones favoritas son Uber Eats y Just Eat.

Ambas están bien diseñadas, con menús organizados por tipos de comida (la primera elección que se plantea un usuario) y por distancia a tu localización, otra de las claves cuando tienes hambre (evidentemente).

Estas dos aplicaciones se han aprendido bien la lección de cómo diseñar un menú para restaurante, pero no son las únicas.

Hay aplicaciones con menos popularidad que también lo hacen bien, como por ejemplo, Too Good To Go.

¿No la conoces? Esta sencilla aplicación pretende salvar mediante la tecnología un mal que asola nuestra sociedad como un cáncer: el desperdicio de comida.

Puedes elegir entre una enorme variedad de establecimientos de tu localidad, con una salvedad: recibes un paquete sorpresa con lo que haya sobrado ese día a un precio de hasta el 50% con respecto a lo que te costaría si fueras un cliente habitual.

Quiero analizar esta aplicación de comida por una razón importante: la motivación principal del usuario no es elegir entre una amplia carta, sino salvar comida de que termine en la basura.

De hecho, y precisamente porque las motivaciones de los usuarios son algo diferentes de aquellos que compran desde Uber Eats o Just Eat, el diseño de la navegación de esta aplicación es diferente.

Por ejemplo, en lugar de la clásica organización de tipos de comidas, Too Good To Go organiza los locales por tipos de comida (para comer, para cenar, para desayunar) o según la urgencia del usuario (para recoger ahora, para recoger mañana).

Además, como lo que se vende son excedentes, es importante poder comprar con antelación, lo que te permite salvar tu comida favorita antes incluso de que se ofrezca a los clientes de la aplicación.

¿No te parece una idea genial? Comes a precios rebajados y ¡salvas el planeta!

Termino este artículo animándote a que utilices esta aplicación para salvar comida de ser desperdiciada y a que me comentes si ya has aprendendido cómo diseñar un menú de restaurante.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿Preparado para conseguir el curso de contenidos?

Consíguelo hoy por sólo 14,99 €

Te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Carmen Díaz Soloaga (Social Media Pymes) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa, S.L. (proveedor de hosting deSocial Media Pymes) dentro de la Unión Europea. Puedes consultar la política de privacidad de Webempresa. Si no introduces los datos obligatorios, no podré atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión los datos recabados en la dirección info@socialmediapymes.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.