Editar contenido es una de esas cosas que poca gente hace bien a pesar de que creer lo contrario. Y si bien es uno de los servicios más valiosos que puede ofrecer un redactor web, la realidad es que está infravalorado. Además, evaluar el trabajo de un editor no es nada sencillo, sobre todo porque puede no entender lo que pretendes decir o eliminar párrafos enteros de tu texto.

Si bien todo el mundo entiende el valor de esta figura en el mundo editorial, no es tan común buscarla en el mundo online. Sea como fuere, en la entrada de hoy quiero contarte cómo encontrar quien sepa cuáles son las reglas a seguir, que arregle tus textos y que respete tu voz elevando tu redacción a un nivel superior.

¿Qué tipo de redactor eres?

Pero empecemos por el principio. ¿Eres de esos que en cuanto alguien sugiere un pequeño cambio entra en cólera y defiende con uñas y dientes cada letra? ¿O por el contrario eres de los que está dispuesto a ceder el control del texto en aras de una mejor calidad?

Antes de nada, pregúntate qué tipo de redactor eres y si estás dispuesto a colaborar con un editor web. Porque amigo, esto de la edición es cosa de dos.

¿Qué tipo de edición necesitas?

Hay muchos tipos de edición. En el mundo editorial están mucho más definidos los roles de un editor, mientras que en el mundo de internet…

Estas son algunas de las cosas que puedes esperar de un editor web:

  • Correcciones de estilo.
  • Fallos de estructura.
  • Corrección de erratas y faltas de ortografía.
  • Mejora de redacción confusa.
  • Economía del lenguaje.
  • Errores de bulto.
  • Aportaciones en SEO de contenidos.

Si bien es difícil evaluar el trabajo de un editor, especialmente si le tienes mucho amor a tu texto, si sospechas que tus textos no funcionan bien, es probable que lo necesites con urgencia.

Cuando contrates a un editor web, ten en cuenta lo siguiente

Bien, si has decidido que es hora de buscar un editor web, ponte manos a la obra. Sigue los siguientes consejos para elegir con sabiduría.

1. Piensa en lo que necesitas

No hay nada más frustrante para un editor que no saber qué debe hacer. Quizás solo quieres que te revise el texto para evitar faltas de ortografía o quizás quieras una revisión más profunda.

Si deseas lo segundo, te recomiendo que pidas una prueba. Así podrás comprobar si es lo que estás buscando. Si te sientes incomprendido, enfadado o no eres capaz de ver en qué ha mejorado tu texto, quizás tengas un problema con la edición y deberías hacerte cargo de tus propios textos.

Como mínimo pide al editor que por favor comparta contigo el por qué de sus cambios.

2. Cuéntale al editor a lo que estás dispuesto a renunciar

Recuerdo con horror un cliente que escribía frases enteras en mayúsculas. Sí, has leído bien, FRASES ENTERAS. Le dije en varias ocasiones que en internet las mayúsculas equivalen a chillar, pero al parecer, le parecía guay. 🤢

Ni que decir tiene que no llegamos muy lejos con nuestra colaboración. Una cosa es sacrificar tu estilo personal y otra las normas más básicas de comunicación en internet.

Si no estás dispuesto a renunciar a nada, díselo al editor. Evitarás frustraciones y malentendidos. Si no estás dispuesto a que tu trabajo mejore, es mejor que ni lo intentes. Si te sirve de idea, Tomas Wolf tenía un editor que «amputaba» capítulos enteros de sus obras más emblemáticas. Sí, has leído bien, capítulos enteros.

Su editor, Maxwell Perkins redujo su primer y gran éxito, «El ángel que nos mira» en nada menos que 60.000 palabras, ahí es nada.

3. Piensa qué clase de relación quieres tener con tu editor

Si no sabes cómo funciona el mundo freelance, hazme un favor y escucha con atención: estamos muy liados y a no ser que nos pagues, no podemos dedicarte el 100% de nuestra atención.

Es algo que muchos de los que contactan con este perfil de profesional parecen no entender y al final del día, provoca muchos conflictos. Los profesionales que trabajan para varias personas suelen cobrar por horas y si les haces perder el tiempo con llamadas, cobrarán más.

Por eso, casi todas las gestiones se hacen por correo, y no tendrás reuniones de horas y horas. Simplemente, porque tendrás que pagar más. Si no quieres que tu editor web te cobre un dinero que no tienes, sé breve, y a ser posible, comunícate por correo.

4. Establece cuánto quieres pagar

Las tarifas de un editor pueden variar y mucho. Los puedes encontrar desde 20 €/hora a 300 €/hora si han trabajado para grandes autores. No es lo que se estila en internet, te lo aseguro.

Si te sirve como referencia, la consultoría de empresas tecnológicas suele rondar los 100 €/hora. No es que un editor valga menos, pero quizás sí te sirva como marco.

Muchos cobran por palabras e incluso, querrán ver primero tu texto para saber con qué material tienen que trabajar, depende de muchos factores.

Esta tabla, extraída de diversas fuentes que he consultado, puede ayudarte con una idea de lo que podría costar una corrección ortotipografía y una corrección de estilo. Enseguida te cuento la diferencia.

TIPO DE EDICIÓNTEXTO DE 1.000 PALABRASTEXTO DE 5.000 PALABRAS
   Corrección de ortotipografía20 €60 €
   Corrección de estilo60 €120 €
TOTAL80 €180 €

Diferencia entre edición de ortotipografía y corrección de estilo

La edición ortotipográfica, como su propio nombre indica, es aquella revisión que facilita la lectura del texto mediante su adecuación a las normas ortográficas de la lengua.

Es decir, se asegura que no haya erratas, faltas de ortografía, de puntuación y de aplicar aquellos recursos tipográficos que facilitan la comprensión, como cursivas, comillas, negritas, numeración, etc., así como de unificar criterios para hacer el texto natural, no forzado y fácil de leer.

Por el contrario, la corrección de estilo va más allá y se encarga de cosas como errores de vocabulario, aumentar el léxico, evitar los vicios (como el uso de tecnicismos, entre otros), así como de dar al texto fluidez. Una corrección de estilo tendrá en cuenta el tipo de lector al que se dirige el texto y su ubicación. No es lo mismo un texto escrito para el lector ubicado en España que en cualquier país de Latinoamérica. Todos hablamos español, sí, pero determinados giros pueden no ser entendidos en según qué países.

Si te interesa el tema de la ortotipografía, su origen y su importancia en los textos, te recomiendo este artículo de Judith González Ferrán, de Fundeu, que me ha aclarado muchas dudas sobre el tema.

¿Buscas un editor web que mejore tus textos? Estás en el sitio adecuado. Confía en mis más de 10 años de redacción técnica especializada en miles de millones de páginas revisadas para alegría de escritores y empresas. Contacta hoy conmigo y trabajaremos juntos.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿QUIERES CONSULTARME ALGO?

¡No te cortes! Escríbeme con la consulta que necesites y te responderé lo antes posible.

Te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Carmen Díaz Soloaga (Social Media Pymes) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa, S.L. (proveedor de hosting deSocial Media Pymes) dentro de la Unión Europea. Puedes consultar la política de privacidad de Webempresa. Si no introduces los datos obligatorios, no podré atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión los datos recabados en la dirección info@socialmediapymes.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.