Este es un post dedicado a mis compañeros de profesión, periodistas, copywriters, redactores y escritores. Todos luchamos por ganarnos la vida con un teclado, en una profesión donde cualquiera se vende como «experto». ¿Quieres hacerte valer? ¿Quieres saber cómo conseguir que te paguen más como redactor?

¡Sigue leyendo!

Ganarse la vida como redactor, ¿a qué dices que te dedicas?

Recuerdo los primeros textos que redacté, hace mucho, mucho, mucho tiempo. No era mi intención, pero el texto que llegó a mis manos era… poco atractivo. Así que lo arreglé.

Desde entonces, me aficioné a redactar los copys de los anuncios que creaba, además de saltar a otros ámbitos como presentaciones para el equipo de ventas, propuestas comerciales, notas de prensa y todo lo que se puso por mi camino. ¡Es lo que tiene trabajar en una agencia pequeña!

Aprendí mucho de estos trabajos, como la capacidad de síntesis o que los mensajes deben ser claros y sencillos.

Ahora me dedico a los contenidos, no solo a los anuncios, el diseño o los textos. Aun así, cuesta hacer entender a familiares, amigos y desconocidos la importancia de un texto profesional.

Porque los redactores (o copywriters) no somos periodistas en busca de una noticia, ni escritores de novela negra, ni ensayistas que dedican su vida a investigar. Trabajamos para multitud de clientes transmitiendo ideas, pero sobre todo, vendiendo.

Eso nos acerca más a la dura vida de feriante que vende crecepelo que a la élite de la intelectualidad que parece acompañar a los que dedican sus dedos a textos más serios y sesudos. 🙁

Cómo conseguir que te paguen más como redactor

Cuando empecé a redactar de forma profesional, cobraba unos 25€ por un artículo de 1.200 palabras. Empleaba muchas horas para ganar muy poco dinero.

9 años después he multiplicado esta cantidad por 5 y en algunos casos, por 6 si se trata de un artículo técnico.

¿Quieres subir tus tarifas? Te cuento mi experiencia por si te ayuda.

1. Empieza por algo sencillo

A pesar de haber redactado mucho material para la agencia de publicidad en la que trabajaba, cuando me decidí a dar el salto a los contenidos era perfectamente consciente de que necesita practicar.

Por eso, mi primer cliente como redactora freelance fui yo misma. Así, como te lo cuento: me abrí un blog llamado Bidireccional en wordpress.org y empecé a escribir.

Al principio escribía de lo que conocía: mi experiencia en el mundo de la comunicación. Y lo hacía fatal, para qué engañarte.

Pero poco a poco y con enormes dosis de observación fui tomando nota de aquello que hacía que mis textos fuera pobres, sosos y confusos. ¡Y tomé muchas notas! Aprendí a mejorar la estructura, a redactar buenas entradillas, a utilizar las anécdotas como palancas emocionales y, sobre todo, a empaparme de un tema antes de escribir.

2. Los primeros clientes son los más difíciles

Sí, que alguien te dé una oportunidad es complicado. A mí me la dió una persona a la que aprecio y luego otra, y luego otra. Es cierto que los precios bajos ayudan a que te den oportunidades, pero aún así hay quien no te da ni los buenos días.

Por eso, si alguien te da una oportunidad, vuélcate: entrega el contenido a tiempo (incluso antes), pon toda tu energía, pregunta todo lo que haga falta para hacerlo bien y aporta valor, mucho valor.

Consigue que te paguen más como redactor

3. Pregunta

Me ha costado mucho aprender que si quiero hacer algo bien tengo que preguntar. No me gusta interrumpir a las personas, molestarlas o ser pesada.

Pero he aprendido que si pregunto, hay más probabilidades de que el artículo encaje con lo que mi cliente está buscando.

Es más, siempre que puedo lo digo bien claro: «pregunto porque quiero hacerlo bien».

Estas son algunas de las preguntas que suelen acompañar el primer contacto con un cliente:

  • ¿Qué pretendes conseguir con este artículo? Y no me vale con «aparecer en la primera página de Google» porque no solo es irreal, sino que no es tan sencillo.
  • ¿A quién te diriges? Aunque los clientes tengan un perfil de cliente ideal, este no siempre está en modo compra. Puede estar en las fases más tempranas del embudo de venta. De ahí se derivan otras muchas cuestiones, como que el enfoque debe ser ligero, sin tecnicismos, fácil de consumir y de una longitud aceptable.
  • ¿Cuál es el estilo del sector? Hay sectores serios, otros más informales e incluso los hay que, siendo serios, utilizan un enfoque desenfadado para acercarse a un público más joven y resultar frescos.

4. Investiga

Muchos redactores novatos creen la empresa debe proporcionarles toda la información necesaria para redactar el artículo,

La realidad es que pocos clientes ofrecen el material necesario. Es más, solo aquellos que desean que redactes sobre temas muy complejos se molestan en ofrecerte algo con lo que puedas comenzar.

Por eso, si quieres saber cómo conseguir que te paguen más como redactor, debes aprender a investigar. Ojo, porque investigar no significa hacer una búsqueda rápida en internet. Significa cavar profundo en busca de informes especializados, encuestas, entrevistas y todo aquello que te ofrezca una visión profunda de un tema que quizás no conozcas.

Y por lo que más quieras, no recurras a la Wikipedia.

¿Mi truco? Tener sesiones cortas con la persona responsable, a ser posible por teléfono, no por correo. Escribir requiere un esfuerzo mucho más importante que charlar durante 10 minutos.

5. Redacta de forma concisa y conversacional

Uno de los motivos por los que las empresas contratan redactores profesionales es porque saben lo que quieren decir pero no cómo decirlo.

Saben mucho de su empresa, pero dudan de qué es importante, qué preocupa a sus potenciales cliente y, sobre todo, qué quiere Google de ellos.

Además, tienden a crear textos cargados de tecnicismos, sin pensar en que hay muchos tipos de usuarios: los que no saben lo que están buscando, los que solo están picoteando y los que están muy cerca de tomar una decisión de compra.

Lo que todos los clientes para los que he trabajado valoran es una redacción clara, bien estructurada y que hable con el lector de forma directa.

Consigue un mejor sueldo como redactor

6. Trabaja nuevos formatos

Nos machacan a diario con la especialización. A ti y a mí. Pero la realidad es que si estás especializado en algo muy de nicho, te costará encontrar clientes recurrentes y mucho más justificar unas tarifas altas.

En mi caso, después de dominar los artículos, me aventuré con formatos más extensos, como los ebooks. Después, con material técnico, como las guías. Más tarde con los informes de progreso, las presentaciones y otros muchos formatos de contenidos a los que he podido aplicar los conocimientos que he ido adquiriendo por el camino.

7. Consigue referencias y testimonios de clientes

Una vez que consigas un buen cliente, haz saber al mundo que trabajas para él. Gracias a mi experiencia con una importante empresa de software he conseguido otros clientes que no han dudado en contratarme por la experiencia que me ha proporcionado.

Si el cliente te lo permite, pide una recomendación y publícala en LinkedIn y en tu web. Suelo ofrecer a mis clientes un enlace follow a cambio de un testimonio, lo que a casi todo el mundo le convence para dedicarme unas líneas.

8. Haz que tus clientes te encarguen más trabajo

Aunque te parezca increíble, si ofreces a tus clientes más de lo que esperan, volverán. Y volverán con más trabajo.

Por ejemplo. Muchos redactores piden palabra clave y derivadas para optimizar el artículo para SEO. Gracias a mi experiencia en la redacción de contenidos SEO, es un servicio que ofrezco por defecto, para que los clientes no tenga que revisar de nuevo el texto y adaptarlo a su estrategia.

Llámame loca, pero es un pequeño extra que aporta mucho valor a los clientes y que les hace confiar en mi experiencia como especialista de contenidos, no solo como redactora.

Para muchos clientes he empezado trabajando como redactora freelance y he terminado encargándome de todos los contenidos de la empresa, incluidas las redes sociales, los lead magnets, las presentaciones de ventas, las infografías y otros muchos formatos de contenidos que se encuadran en una estrategia de este tipo.

9. No dejes de escribir

No puedo terminar este artículo sin mencionar que si quieres que te paguen más por tus textos debes escribir mucho. Mucho, es mucho. Cada día, tengas ganas o no.

Da igual si escribes sobre tus impresiones del día, sobre cómo llevas el confinamiento o qué le vas a pedir a los Reyes Magos. Escribe sobre lo que más quieras, pero escribe.

10. Y no dejes de leer si quieres saber cómo conseguir que te paguen más como redactor

No dejes de escribir y tampoco dejes de leer. Leyendo se aprende cómo lo hacen otros, cómo moldean las palabras, cómo enlazan los párrafos, cómo desglosan las ideas, cómo estructuran el contenido.

Y no es necesario que leas únicamente artículos periodísticos. Las novelas, los ensayos, las biografías o los informes pueden ayudarte a escribir mejor y a conseguir mejores tarifas.

Cómo conseguir que te paguen más como redactor no es fácil. Necesitas experiencia y cierto talento natural, pero recuerda que no eres Tolstoi, ni vas a ganar un Pulitzer. Vas a escribir contenido informativo, atractivo, que convierta, y eso, al contrario que redactar novelas que sobrevivan al paso del tiempo, se puede aprender.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿QUIERES CONSULTARME ALGO?

¡No te cortes! Escríbeme con la consulta que necesites y te responderé lo antes posible.

Te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Carmen Díaz Soloaga (Social Media Pymes) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa, S.L. (proveedor de hosting deSocial Media Pymes) dentro de la Unión Europea. Puedes consultar la política de privacidad de Webempresa. Si no introduces los datos obligatorios, no podré atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión los datos recabados en la dirección info@socialmediapymes.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.