¿Buscas copywriter web? ¿Te sientes perdido? ¡No me extraña! La oferta es enorme, y no siempre somos capaces de distinguir si el candidato merece las tarifas que solicita.

Copywriter web, en busca de Mr. Perfecto

Este verano tuve la oportunidad de visitar el exquisito Museo de Bellas Artes de Asturias, en Oviedo. Desconocido para mi, pude maravillarme con las importantísimas obras de arte de Rubens, Sorolla, Goya y Veronese que puedes encontrar en este pequeña pero importante pinacoteca.

Mientras contemplaba “Mosquetero con espada y amorcillo” de Picasso, uno de mis adolescentes me preguntó quién decidía que aquello era una obra de arte y no un montón de rayajos (la sensibilidad de los millennials, esa gran desconocida).

Con otras formas de arte menos ambiciosas, como la redacción, sucede lo mismo. ¿Quién decide que lo escribes es bueno?

Si estás buscando un buen copywriter web puedes encontrarte tan perdido como mi adorada e inculta hija adolescente. ¿Cómo saber si el que estás pensando contratar es bueno y merece las tarifas que solicita?

Con estas 10 consideraciones y la infografía que las acompaña pretendo ayudarte en tu búsqueda de Mr. Perfecto Copywriter Web.

Cómo elegir un copywriter web, infografía¿Necesito un copywriter web con experiencia en mi sector?

Si perteneces al sector financiero puede que busques un redactor con experiencia en tu sector.

¿Es siempre necesario que tenga experiencia en el sector o los buenos copywriters pueden escribir de cualquier cosa?

Depende. Si tu empresa provee de servicios financieros o técnicos, pero se dirige a un público no especializado, entonces no es estrictamente necesario que conozca tu sector en profundidad.

Si por el contrario tu público objetivo es muy específico, lo lógico es que busques un copywriter web que sí tenga experiencia en tu sector. De lo contrario invertirás mucho tiempo en revisar y corregir sus posibles errores.

¿Cuánto cobra un copywriter web?

Uyyyyy, ¡peligro, peligro!

Aún a riesgo de que mis compañeros de profesión me odien de por vida, me voy a mojar, ¡qué diablos!

Lo primero que debes valorar es la experiencia del redactor. No es lo mismo contratar a un veterano periodista curtido en redacciones de altura, que (con perdón) al último recién llegado a la profesión desde la fila del paro.

Ojo que yo no soy periodista, lo digo con toda sinceridad y transparencia. Y como no lo soy, quiero romper una lanza a favor de ellos. Al igual que yo, el sector del copywriting web está lleno de profesionales llegados de otros lares que han decidido dar un vuelco a su carrera.

Algo que es heroico por nuestra parte, pero que no se puede comparar con aquellos que han pasado por una facultad universitaria y han aprendido a redactar esquelas, sucesos, artículos de opinión y entrevistas y que pueden acreditar larga experiencia como copywriters de contenidos.

Por eso, lo primero que debes valorar es su experiencia, no en internet, sino como redactor de contenidos.

Pide artículos de referencia que hayan escrito y valora lo siguiente:

  • ¿Se entiende con facilidad? Incluso si el tema es arduo o técnico, un buen redactor debe saber enganchar la atención del lector desde la primera línea.
  • ¿Posee un vocabulario rico o se expresa como un niño de 3 años?
  • ¿Posee el texto una buena estructura? ¿Terminas la lectura con la sensación de haber aprendido algo nuevo?
  • ¿La redacción es fluida? ¿Las frases son cortas y avanzas rápido o te resulta aburrido?
  • Por último, ¿desprende el texto un estilo personal y reconocible? ¿Utiliza algún recurso que ayude a diferenciar la forma de escritura de otros millones de textos?

¿Cuánto cobro yo? Prefiero cobrar por pieza que por palabra, como otros copywriters web. Lógicamente, depende si el tema se encuentra entre los que mejor domino, por llevar mucho tiempo escribiendo para los mismos blogs y clientes.

Mi recomendación es que todo lo que supere los 130€ por 1.200 palabras es caro y lo que baje de 50€, peligroso. Por ese precio lo más probable es que la calidad caiga en picado.

¿Se puede negociar el precio?

Si tienes un presupuesto limitado, dilo por adelantado.

A menudo me llaman a escribir en blogs porque el cliente sabe que tener contenido fresco y bien escrito ayuda con el SEO, pero tienen presupuesto de “cuñao”.

Los contenidos son baratos, pero no son gratis. Son baratos comparados con una cuña de radio o un anuncio en prensa, pero insisto, no son gratis.

¿Responde el copywriter web a tu consulta de correo electrónico de inmediato?

En este sector hay de todo. Desde divos que se creen la reencarnación de Truman Capote a redactores que dan la talla por los pelos.

La actitud personal también te ayudará a darte cuenta de si el redactor con el que has contactado servirá bien a los propósitos de tu empresa.

Servidora no suele tardar más de 10 horas en contestar un correo, aunque a veces retrase el envío para madurar la respuesta si el correo es “delicado”.

La rapidez en contestar y el esmero que el redactor ponga en el correo te darán una pauta de cómo es la actitud de la persona con la que estés contactando.

¿Es importante dónde residan?

Personalmente no tengo problemas con trabajar a distancia; Skype y el móvil son las únicas herramientas que necesito.

Sin embargo, dependerá de cuáles sean tus preferencias. No será lo mismo encargar un artículo suelto para salir al paso, que una colaboración continuada en un blog corporativo, donde deberás tener varias reuniones.

¿Es necesario que el copywriter web esté físicamente en las oficinas de tu empresa?

Prefiero un millón de veces trabajar en casa que en una oficina. Creo que por nada del mundo (bueno, si me ofrecen la presidencia de Google a lo mejor me lo planteo) trabajaría de 9 a 5 rodeada de gente.

Sé que soy infinitamente más productiva cuando estoy relajada y tranquila en la comodidad de mi casa sin nadie que me moleste.

Sin embargo, sé que hay quien prefiere contratar redactores freelance para que estén presentes físicamente en las oficinas de la empresa. Si terminan su trabajo, siempre pueden ayudar en otra cosa.

¿Cómo pedir un presupuesto, con un correo corto o con una biblia?

Me he encontrado con todo tipo de correos de contacto. Algunos de una línea, otros explicando con detalle qué necesitaban.

Aunque tengo un cuadro de tarifas aproximado para los distintos formatos de contenidos que ofrezco, me gusta saber siempre qué necesita el cliente y asesorarle, independientemente de si después me contrata o no.

Recuerdo que el año pasado una empresa solicitó precio para artículos semanales en un blog que comenzaba.

Mis tarifas se salían de su presupuesto, pero en lugar de no responder, quise ayudar a la persona que contactó a que no le dieran gato por liebre: le indiqué que se asegurara de que el precio que le ofrecían incluyera textos orientados a SEO, en función de una estrategia, que comprobara que el redactor tenía experiencia, etc.

Quedó tan agradecido que meses después volvió a contactar diciendo que, a pesar de seguir sin presupuesto, había aplazado su proyecto hasta poder contratar mis servicios.

Después de comprobar los puntos que le indiqué supo que el redactor que estaba pensando contratar no daba la talla.

¿Cuántos cambios se pueden pedir?

La cosa va de preguntas incómodas … 🙂

Lo normal es que discutas con el redactor el tema y el enfoque de los contenidos. Una vez acordados, no hay posibilidad de grandes cambios.

Ojo que no he dicho ningún cambio. He dicho grandes cambios.

Son dos cosas distintas. Por grandes cambios entiendo tocar la palabra clave, el enfoque o la estructura.

Y por supuesto, contenido redactado en contenido cobrado. Nadie se come una hamburguesa para decir después que no le gusta y que no piensa pagarla. Al menos yo, no trabajo así.

¿Debe el redactor ayudar con el SEO?

Otro tema peliagudo. Un copywriter web no es un SEO. Sabrá redactar si Dios le ha dado ese don, pero no es estrictamente necesario.

Lo que sí es necesario en un copywriter web es que sepa adaptar una estrategia de palabras clave. Dónde colocar las palabras para que la pieza producida posicione, cómo elegir los sinónimos y cuándo colocar un H2 o un H3 sí son cosas que debería conocer un buen redactor.

¿Tiene un diseñador con el que trabajar?

Gran ventaja. Si además de proporcionarte un texto, es capaz de recomendarte o ir de la mano de un buen diseñador, merece la pena tenerlo en consideración.

Te ahorrará tiempo a la hora de ponerlos en contacto y de saber si encajarán como equipo.

¿Y si además de buen redactor el candidato es también buen diseñador? ¿Existe esa criatura o pertenece a la mitología, como los unicornios?

¡Existe! Yo misma soy capaz de abarcar todo el proceso de trabajo, redacción y diseño, y no me defiendo mal en ninguna de las dos esferas.

Si quieres ver qué tal lo hago, suscríbete a mi newsletter y podrás descargarte el ebook, “Cómo diseñar infografías sin ser diseñador”. Este ebook es solo una muestra de que no necesitas dos profesionales para conseguir un contenido de gran calidad.

¿Buscas un buen copywriter web y no sabes en quién confiar? Escríbeme y te ayudaré a solucionar tus dudas, tanto si me contratas, como si no.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿Preparado para conseguir el curso de contenidos?

Consíguelo hoy por sólo 14,99 €

¿Quieres aprender a diseñar infografías?

¡Suscríbete a Social Media Pymes y recibirás el ebook gratis!

¡Gracias por unirte a la familia de Social Media Pymes!