Parece mentira que a estas altura de mili nunca haya abordado este tema. A veces doy por sentado que mi lectores llevan tiempo blogueando o que prefieren encargar a un profesional de los contenidos todo el trabajo duro.

Si te encuentras entre los que tienen que buscarse la vida para sacar adelante un blog corporativo este post es para ti. Da igual si eres emprendedor, recién llegado al departamento de marketing o designado a dedo por el jefe para “encargarse de eso del blog”. ¡Social Media Pymes te ayuda!

Definir el lector ideal

Te leerá mucha gente, incluso puede que al principio no te lea más que la competencia o tu abuela, eso da igual. Lo primero es definir el lector ideal al que te gustaría enfocarte. Mi lector ideal es variado. Escribo para otros profesionales con picos de trabajo en busca de contenidos, para empresas que quieran externalizar trabajos, incluso para agencias que buscan un freelance de confianza.

¿Quién te gustaría que te leyera? Piensa es esa persona y plasma en un papel qué está buscando que le pueda llevar a tu blog.

Diseño de categorías

Ya abordamos este tema en una entrada anterior. Estaba dedicada a explicarte qué temáticas elegir y cómo definir aquellas grandes ideas sobre las que deberías bloguear. Es importante, palabra. Además, recuerda que cada categoría genera una página que Google rastrea, así que también deberás optimizarla para SEO.

Frecuencia de publicación

Si hace dos años me hubieran dicho que el compromiso de mantener un blog iba a ser tan serio, quizás me lo hubiera pensando mejor. 🙁 La realidad es que los lectores se acostumbran pronto a que les ofrezcas información, lo que te pone en el compromiso de alimentar el blog de forma constante. ¿Cuál es la frecuencia adecuada? Dependerá de ti y de las ganas de trabajar que tengas. Lo mínimo es una vez por semana, y lo fetén todos los días. Entre medias tienes 2, 3 y 4 veces por semana.

Además, ten en cuenta que a mayor frecuencia de publicación, más rápido conseguirás autoridad. Google (que no es tonto) lo interpreta como señal de que buscas satisfacer la curiosidad de tus lectores y te premiará.

Extensión de los post

Es otra de las decisiones estratégicas que debes tomar en estos momentos. Lo mínimo son 500 palabras y no hay máximo. La lógica aplastante podría hacerte pensar que cuanto más largo mejor, pero no caigas en esa tentación diabólica. Si tienes el don de ser capaz de redactar de forma amena, adelante. Si estás empezando y no quieres agotar los temas, te recomiendo una extensión de entre 500 y 1.000 palabras.

Por debajo sólo dejas el tema esbozado, y por encima, además del ya mencionado peligro de agotar el tema, puedes aburrir a la audiencia. Es preferible aumentar la frecuencia de los post que escribir tochos infumables.

Formatos de post

Los hay para todos los gustos. Post de fondo, entrevistas, infografías, listados… las opciones son interminables. Mi consejo es que alternes estos formatos de contenidos dependiendo de los objetivos que quieras lograr. No es lo mismo generar engagement que posicionarte como líder de tu sector.

Ni que decir tiene que esta elección deberá estar en la línea de los objetivos generales del blog. Sería de tontos querer ganar visibilidad online y escribir sólo una vez a la semana post de 2.000 palabras con un formato de curación de contenidos (una recopilación de artículos procedentes de otras fuentes). La imagen que ofreces es de que te sobra tiempo y te faltan ganas para dedicarlas al blog.

SEO de contenidos

Ni que decir tiene que es necesario haber realizado previamente un estudio SEO de la temática sobre la que vas a bloguear. Si tu presupuesto da para contratar un profesional, mejor que mejor. Si no es el caso y tienes que ponerte en plan MacGiver, te recomiendo que sigas el blog de Robert Portela, encontrarás cómo desarrollar un estudio SEO de contenidos desde 0.

Calendario editorial

¿Agotado? Después de tantas decisiones toca remangarse y ponerse a currar. Si las categorías están claras, sólo necesitarás buscar temas para alimentarlas. Este blog de contenidos tiene distribuido el mes de la siguiente forma: formatos de contenidos, estrategias, entrevistas, infografías, copywriting, consejos de contenidos para redes sociales, herramientas y casos de estudio.

De vez en cuando introduzco nuevos temas, pero básicamente esa es la estructura que sigo. Una vez al mes me siento a pensar ideas para cada una de las temáticas y ¡listo!

Mínima inversión

Como habrás observado, no he mencionado ningún aspecto técnico, como hostings y dominios. No me corresponde a mí aconsejarte sobre esos temas, pero cuenta con que deberás hacer una mínima inversión para que tu blog empiece a generar ingresos. Si quieres una decisión que no te pese y eres mañoso/a, puedes probar con DIVI, de Elegant Themes. Social Media Pymes tomó la decisión de no dejar que nadie tocara sus tripas después de una mala experiencia con un programador que no hizo bien su trabajo y desde entonces vivo más tranquila. 🙂

Análisis

Aunque no es uno de los pasos previos, te recomiendo que desde el principio tengas instalado Google Analytics (puedes instalarlo con un simple plugin de wordpress). Te permitirá ver cómo evoluciona el tráfico y si estás generando interés con tus contenidos. Puedes empezar por este sencillo vídeo para los conceptos más básicos.

¿Me he dejado alguna decisión estratégica en el tintero? ¿Me echas una mano? Con este post me despido hasta después de las vacaciones de Semana Santa, o sea, hasta el martes 29. Un pequeño pero merecido (creo) descanso que me ayudará a recargar las pilas para seguir ofreciéndote lo mejor del marketing de contenidos.

Nos vemos en Twitter. @cdiazsoloaga

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿Quieres aprender a diseñar infografías?

¡Suscríbete a Social Media Pymes y recibirás el ebook gratis!

¡Gracias por unirte a la familia de Social Media Pymes!