Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Desde los albores de la humanidad, la escritura se ha utilizado para comunicar ideas. En entornos académicos, las ideas se comunican típicamente mediante formatos como ensayos. La mayoría de los ensayos académicos contienen un párrafo introductorio, que incluye una tesis y es así cómo escribir una buena introducción.

El Diccionario de la Real Academia define una introducción como: “Exordio de un discurso o preámbulo de una obra literaria o científica.»

Si te has leído los dos párrafos anteriores, has aprendido rápidamente cómo escribir una buena introducción es algo más que explicar de qué va el texto.

Escribir introducciones puede ser complicado. Es lo primero que se encuentra el lector y te juegas mucho, especialmente si estás en un sector con mucha competencia, como el mío.

Aunque la teoría dice que debe resumir el artículo, ensayo o ebook, la realidad es que debe enganchar al lector.

Esa es su única misión. Igual que te ha sorprendido ver los dos primeros párrafos de este post tachados y te has preguntado por qué, y sobre todo, para qué, la introducción debe dejar al lector con hambre de más.

En este artículo quiero darte algunos consejos sobre cómo escribir una buena introducción y que no se convierta en algo que hagas por pura rutina.

Cómo escribir una buena introducción

Antes de arrancar, quiero transmitirte mi consejo más personal: olvídate de cualquier consejo/regla/norma que hayas leído, incluidas las que te voy a dar hoy en este artículo.

Prueba, lee, busca, escribe e investiga hasta que encuentres lo que mejor te funciona a ti. Solo después de escribir mucho, mucho, mucho, encontrarás lo que de verdad engancha a tu lector objetivo.

Una introducción corta vale más que mil introducciones largas

Tendemos a pensar que los textos deben ser extensos para ser más informativos.

Y no nos falta razón si estuviéramos escribiendo una investigación sobre la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa.

Lamentablemente, las personas que habitualmente consultan en internet artículos informativos, no tesis doctorales, tienen poco tiempo y quieren una respuesta rápida a un problema concreto.

Por eso es una pérdida de tiempo escribir una introducción amplia. Tan amplia como una rotonda, cuando debería tener el tamaño del agujero de un donut.

Lo único que conseguirás es confundir al lector y que se pregunte de que c*/@ va tu artículo en lugar de sentir unas ganas irrefrenables de seguir leyendo.

Ofrece contexto, cómo escribir una buena introducción

A ver, entiéndeme bien. Contexto viene a ser el hermano pequeño de la textura en decoración o la profundidad en pintura. Cuando te sugiero que proporciones contexto significa que debes poner al lector en antecedentes, pero sin que le provoques una embolia.

La introducción debe servir para poner «a tono» al lector o, en un lenguaje más fino «en el mood» que quieres.

Deja tu tesis principal para el cuerpo de texto y aprovecha la introducción para, simplemente, crear intriga sobre lo que quieres contar.

Proporciona información útil y relevante

Me habrás oído decir mil veces que las anécdotas son una gran baza para crear introducciones atractivas, que enganchen a los lectores en lo personal.

Sin embargo, no siempre podrás utilizarlas. Primero, porque no tenemos tantas cosas emocionantes o divertidas en nuestro día a día.

Bueno, yo sí. Hace unos días, sin ir más lejos, me crucé en el metro con una banda latina machete en mano. No he pasado más miedo en mi vida. 😱

Pero esa es otra historia.

A lo que voy. No siempre tenemos a mano la anécdota perfecta para cada tesis. Siempre puedes recurrir a anécdotas de otros o a datos curiosos sobre su vida para que la introducción sea atractiva.

Por ejemplo, la semana pasada leí un artículo sobre William Heinecke, un empresario visionario dueño de un conglomerado hotelero de proporciones bíblicas.

Acaba de comprar el primero de varios importantes hoteles en España que van a empezar a operar bajo su marca. Entre las muchas anécdotas y perlas de la entrevista, que puedes consultar en este enlace,  Mr. Heinecke desveló el origen del nombre de su conglomerado de empresas, «Minor International«.

Cuando tenía 17 años, con 1.000 dólares en el bolsillo, acudió a un abogado a pedirle ayuda para abrir su primer empresa. El abogado, atónito, le dijo que todavía era menor (minor en inglés). La palabra se le quedó grabada en la mente, como impedimento insalvable para ser alguien en el mundo de los negocios.

Hoy, con 30 empresas y 85.000 empleados, hay pocos impedimentos insalvables para este magnate de los negocios.

La anécdota no es mía. Es de Mr. Heinecke. Pero no dudaría en utilizarla si tuviera que ilustrar la fe que debes tener en las buenas ideas o por qué los menores no siempre son una bomba de relojería.

Intenta evitar los clichés si quieres saber cómo escribir una buena introducción

Es muy difícil saber cuándo estás cayendo en un cliché, porque no solemos reconocerlos cuando los usamos.

En lugar de clichés, prefiero hablar de «frases hechas» como:

  • Calidad extraordinaria
  • Producto novedoso
  • Único en su clase
  • Precio competitivo

Muchas de ellas pueden encajar en tu introducción y es muy probable que sean verdad. El problema es que a fuerza de repetirlas, hemos conseguido que estas frases no suenen ni ciertas, ni novedosas en la mente del lector.

Cómo escribir una buena introducción, consejos para redactarla

No empieces con definiciones

Las definiciones son una forma muy típica y recurrente de escribir una introducción, de hecho es una de las reglas de copywriting más comentadas. No digo que no lo hagas, pero conseguirás que el lector desconecte rápidamente en lugar de engancharlo.

Además, desde el punto de vista SEO, es mejor que crees un título 2 que comience por «Qué es xxxxxx» y que a continuación, incluyas la definición en texto plano.

Escribe todo lo que puedas y edita

En otras ocasiones te he hablado de Eugene Schwartz, una leyenda del copywriting. Dedicaba muchas horas a escribir la introducción, mucho más tiempo que al resto del artículo.

La mejor manera de pulir una buena introducción es escribir todo lo que puedas y editar después hasta que quede exactamente como quieres.

Deja la introducción para el final

Me gusta dejar la introducción para el final, especialmente cuando la quiero cuidar mucho. A veces puede ser complicado encontrar la anécdota perfecta o el golpe de efecto que necesitas nada más sentarte a escribir.

Si lo dejas para el final, es probable que tengas más clara la esencia del artículo, y por lo tanto, podrás redactar la introducción con más facilidad.

Convence al lector de que merece la pena leer tu artículo

En más de una ocasión te he mencionado que la clave del contenido es que sea relevante para quien lo lee. Una buena introducción debe dejar al lector pensando que tu artículo es interesante o que tiene alguna relevancia para su vida.

Te espero en los comentarios para que me cuentes tus trucos sobre cómo escribir una buena introducción. ¿Lo comentamos?

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿TE LLAMO?

Si quieres que te llame, indícame a qué hora te viene bien.

Te informo de que los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Carmen Díaz Soloaga (Social Media Pymes) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa, S.L. (proveedor de hosting deSocial Media Pymes) dentro de la Unión Europea. Puedes consultar la política de privacidad de Webempresa. Si no introduces los datos obligatorios, no podré atender tu solicitud. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión los datos recabados en la dirección info@socialmediapymes.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi política de privacidad.