Tendemos a pensar que las infografías afectan únicamente al departamento de diseño. ¿Son estos chicos barbudos y de ropa extraña los únicos responsables del aspecto final de una infografía? En la entrada de hoy quiero describirte el proceso de creación que manejamos los expertos en contenidos para que aprendas cómo es una buena infografía.

Cómo es una buena infografía, por qué hay que involucrar a más de un equipo

Imagina que tienes una idea genial para una infografía. Te lanzas a diseñar, sin esperar a nada más. Empleas horas y horas hasta que consideras que está perfecta.

Justo cuando te decides a difundirla, descubres que ¡vaya por dónde! hay una ya creada basada en la misma idea y con un título muy similar.

No hace falta decir lo mal que podrías quedar y la cantidad de trabajo que has perdido por no haber planificado con detenimiento tu trabajo.

Justo por cosas como esta, es necesario involucrar a varios equipos de trabajo cuando estás pensando en una acción de contenidos que implique el diseño de una infografía.

La lluvia de ideas, la planificación o establecer los objetivos que permitirán determinar el ROI de contenidos de esta pieza, también son importantes. Todo cuenta a la hora de determinar cómo es una buena infografía.

Cómo es una buena infografía, las personas involucradas para que triunfe.Parte 1/ Planificación, no te arrepentirás

El primer equipo involucrado debe tomar muchas e importantes decisiones que orientarán el camino de los diseñadores.

Aunque no todas estas decisiones debes tomarlas en solitario como profesional del marketing o responsable de los contenidos de tu empresa, sí conviene que seas escrupuloso en cada una de ellas. No te arrepentirás de hacer las cosas paso a paso, y sobre todo, con cabeza.

Brainstorming

La lluvia de ideas de una infografía es más compleja que la de un artículo, te lo aseguro. No cualquier tema es suceptible de ser contado de forma visual, y muchos temas interesantes se quedarán en el tintero por su dificultad para ser sintetizados en una infografía.

Tómatelo con calma. Piensa entre 8 y 10 posibles temas, ya habrá tiempo de hacer una criba.

Después, crea una mini estructura sobre cada una de las ideas. ¿Por qué? Porque un tema cualquiera puede parecer interesante sobre el papel, hasta que decides desglosarlo. Ahí es cuando pueden surgir los problemas para plantearlo de forma visual.

Descarte

Para cribar las posibles ideas y quedarte con la que determine cómo es una buena infografía, tienes dos métodos infalibles.

• Comprueba si hay datos existentes sobre el tema que quieres tratar.

• Chequea si la infografía ya ha sido creada.

Con estos dos sistemas se caerán de tu listado muchas ideas surgidas en el brainstorming.

Bien porque los datos que necesitas para sustentar tu tema no existan o bien porque tu idea ya ha culminado en una infografía de gran calidad.

Escribe

Avanzamos en la toma de decisiones sobre cómo es una buena infografía.

Una que de verdad esté pensada para triunfar no puede pasar sin unos textos atractivos e impactantes.

Estos textos deben ser una buena combinación de frases precisas y estilo atractivo. Consulta la reciente entrada sobre copywriting para infografías que escribí en este blog hace unas semanas.

Conceptualización básica

A ver, ¡ojo con este tema!, porque creo que no termina de quedar claro.

¿Ves la infografía que acompaña esta entrada? En esta fase de primera aproximación al tema de la misma, he investigado qué recursos gratuitos tenía a mi alcance para diseñarla.

Sí, has leído bien. Casi siempre utilizo gráficos gratuitos para demostrar a mis lectores que se pueden hacer grandes cosas sin invertir ni un duro en ilustraciones y tipografías.

Pues bien, cuando ya tenía decidido el tema sobre el que trataría la infografía, descubrí unas ilustraciones muy chulas relacionadas con el mundo de la optometría.

Hasta aquí llega esta primera fase de conceptualización.

Antes de avanzar más, quiero comentarte que debo estos excelentes recursos a Vecteezy, que me ha brindado la oportunidad de colaborar con ellos para que hoy puedas disfrutar de esta infografía.

Parte 2/ Diseño, contacte con el barbudo

Ahora sí, es hora de llamar a los de diseño y explicarles todo el proceso realizado hasta el momento.

El equipo de diseño procede en estos momentos a tomar las decisiones que determinarán cómo es una buena infografía en términos gráficos.

Colores y estilos

Aunque he hablado en otras ocasiones de ello, te lo vuelvo a repetir.

Mis infografías no tienen una única e inamovible línea gráfica por una sencilla razón: como diseñadora de infografías quiero que mis potenciales clientes sientan que me puedo adaptar a cualquier estilo.

Porque hay muchos tipos de estilos, de eso puedes estar seguro.

Por ejemplo, las infografías que puedes encontrar en el blog Think with Google, como toda su comunicación, son de estilo amigable.

IBM, que también crea infografías de gran calidad, posee un estilo mucho más serio y profesional.

¿Qué determina este estilo?

Tres cosas: la industria a la que pertenezcas, el tono que quieres que tenga el diseño y la historia que late detrás de cada pieza de contenidos de tu marca.

Tipografías

No es una cuestión liviana. De la elección de una u otra tipografía depende la diferencia entre una infografía profesional o una que no valga la pena detenerse a mirar.

Como diseñadora, me guío siempre por tres aspectos que me parecen cruciales: la legibilidad, la emoción que transmite y la simplicidad.

Legibilidad. Habrás oído decir que la atención del usuario están en sus horas más bajas. Tenemos muy poco tiempo y mucho que ver y leer, así que ¡no se lo pongas difícil a la audiencia! Procura que las tipografías se lean claramente y no tengan muchas florituras.

Emoción. Sí, las tipografías también transmiten emociones, como las imágenes. Si quieres restar intensidad a la infografía, utiliza tipografías de palo, se leen bien y son más neutras que las que tienen mucha personalidad.

Por el contrario, si quieres transmitir un efecto concreto, utiliza tipografías relacionadas con el tema de la infografía, como por ejemplo, las que se inspiran en la próxima fiesta de Halloween.

Simplicidad. Está muy relacionada con la legibilidad, aunque no es lo mismo. La Times New Roman es una tipografía que se lee fácilmente, pero no es nada simple. Busca el equilibrio entre estos dos conceptos.

Marco visual

Es hora de elegir la gama de colores, las ilustraciones o imágenes que acompañarán el diseño y los iconos necesarios que determinarán cómo es una buena infografía.

¿Mis trucos? Busco una ilustración central para la infografía, y de ella extraigo la gama de colores. Si necesito más ilustraciones pero no contienen la misma gama de colores, la modifico hasta que coincida.

¿Mucho trabajo? Puede, pero si quieres saber cómo es una buena infografía, fíjate en si la gama de colores es coherente.

En el caso de la que he diseñado para esta entrada, encontré esta ilustración y ¡me encantó! Decidí que ésa sería la gama de colores dominante.

Cuando encontré esta ilustración relacionada, los colores no coincidían, por lo que tuve que adaptarlos. Así, todo el conjunto tiene un aspecto armónico y coherente.

Parte 3/ Audiencia, el futuro en tus manos

No hemos terminado, no.

Cuando los barbudos terminan su trabajo, es hora de pensar en el futuro de la infografía.

Es más, podrás distinguir sin necesidad de gafas ni prismáticos una buena de una mala infografía por la planificada difusión de la misma o ausencia de ella.

Objetivos

No es el final del camino, en realidad es el principio.

Los objetivos determinan muchas de las características que debe tener una buena infografía, por lo que aunque hablemos ahora de ellos, debes determinarlos al principio.

En esta fase retoma los objetivos marcados y utilízalos para establecer la estrategia de difusión de la infografía.

¿En qué canales tienen presencia los usuarios a los que te quieres dirigir? ¿Cuál es la mejor hora para publicar? ¿Es necesario apuntalar la difusión con una campaña de publicidad pagada?

Debes contestar a todas estas preguntas con los objetivos que te hayas marcado, de forma que diseñes un plan de difusión a la altura de tu infografía.

Optimiza

Si la infografía va a ubicarse en una landing page, no te olvides de optimizar el SEO para que la infografía cumpla su misión. Tampoco olvides colocar un formulario en el pie de la landing page para generar leads y lograr los objetivos de la pieza.

¿Cómo es una buena infografía? Está claro que no siempre habrá que involucrar a tanta gente, pero lo que sí es verdad es que necesitas tomar las decisiones que he repasado en esta entrada. ¡Te espero en los comentarios!

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿Preparado para conseguir el curso de contenidos?

Consíguelo hoy por sólo 14,99 €

¿Quieres aprender a diseñar infografías?

¡Suscríbete a Social Media Pymes y recibirás el ebook gratis!

¡Gracias por unirte a la familia de Social Media Pymes!