Dicen que si no puedes enganchar a una persona con los primeros 20 segundos de tu exposición, la has perdido. Y si no consigues que tu lector abandone tu artículo o ebook con una conclusión clara, también. Cómo escribir una introducción y una conclusión potente, que atrape al lector al principio y que consiga que realice una acción al final, es la clave de todo buen texto.

En este artículo, voy a tratar de guiarte por los conceptos clave sobre la estructura principal de un texto y qué puedes hacer para conseguir que los lectores adoren tu contenido.

En concreto, vamos a repasar:

¿Qué es una introducción?

Una introducción es la una sección inicial que tiene como objetivo informar a los lectores de qué van a encontrar en el texto y expone por qué el lector debería seguir leyendo.

Aunque hay muchas maneras de abordar una introducción, la idea principal es que debe servir como «gancho» para el lector y convencerle de que el texto merece la pena.

¿Qué es una conclusión?

Una conclusión es el cierre de un texto que resume brevemente los argumentos expuestos e invita al lector a realizar una acción, como comentar, compartirlo el texto en redes sociales o ponerse en contacto con el autor en el caso de un artículo. En otros formatos, como un vídeo, la conclusión puede animar al espectador a suscribirse a un canal o comprar un producto.

La estructura de una introducción

Aunque la introducción de un texto dependerá (y mucho) del tipo de texto, hay una serie de aspectos comunes a todas las introducciones.

  1. Preludio. Puede ser cualquier cosa: una cita, una anécdota o un dato que llame la atención. El objetivo es captar la atención de los usuarios, por lo que el preludio debe ser corto e ir directo a los intereses del lector.
  2. Exposición del problema. En esta etapa, debes exponer brevemente cuál es el problema que tu texto solucionará.
  3. Elemento central. Del problema general, esta fase de la introducción se centra en aquellos elementos específicos que solucionará el texto.
  4. Guía de contenido. Apunta los aspectos que abordará el texto, puede que en forma de índice.

Si tu texto es una tesis o un ebook, tu introducción deberá ser más extensa y puedes dedicar más palabras a cada una de las etapas que acabo de enumerar.

Cómo escribir una introducción y una conclusión

Cómo escribir una introducción y una conclusión que enganchen

Una introducción típica es el primer párrafo de tu artículo. Su objetivo es permitir al lector saber qué deben esperar de tu texto.

No hay una fórmula mágica para redactar una buena introducción. La buena noticia es que sí hay algunas cosas que puedes hacer para mejorar las que has escrito hasta el momento.

Atrae la atención del lector

Se llama «gancho» y se utiliza en todas partes: en los cuentos infantiles, en los anuncios, en las películas, en las novelas.

Cómo escribir una introducción y una conclusión para que atrape la atención de los usuarios

La idea es captar la atención del lector para introducirlo en tu universo. Lo puedes ver muy rápidamente en los primeros minutos de una buena película. Para cuando te quieres dar cuenta, ya estás dentro.

Aquí tienes algunas sugerencias de cómo crear un «gancho» para una introducción:

  • Plantea hechos interesantes o datos sobre tu tema
  • Haz una pregunta retórica (mi recurso más utilizado)
  • Revela un concepto erróneo sobre tu tema
  • Establece los elementos clave de tu historia: quién, cuándo, dónde, qué, por qué, cómo
  • Comparte una anécdota que pueda reflejar la esencia de tu tema

Mantén la exposición de tu tema

Después del «gancho», escribe una par de frases que ayuden a tu lector a estar centrado en tu historia. ¿De qué trata tu artículo? ¿Cuál es el tema más importante? Esta parte de la introducción puede incluir información de contexto sobre tu tema.

Ojo, porque esta información no debe ser muy técnica, aunque el tema sí lo sea. Nunca sabes qué tipo de usuario va a leer tu artículo/ebook/documento técnico. Si comienzas con un tono muy técnico, puede que los usuarios menos avanzados se asusten y se vayan.

Mi recomendación es que expongas tu tema pero con sencillez, sin entrar en los detalles más farragosos nada más empezar. Ya tendrás tiempo.

Establece tu tesis

Por último, incluye tu tesis. El tipo de tesis dependerá mucho del tipo de documento que estés redactando, pero en general, debería incluir:

  • tu tema específico
  • tu punto más destacado sobre el tema
  • los puntos de discusión que debe incluir tu artículo

Tu tesis debe ser clara y fácil de encontrar. Con más frecuencia, debería ser la última sentencia de la introducción.

Cómo escribir una introducción en tres pasos

Además de estas recomendaciones, hay otros paso para aprender cómo escribir una introducción que puedes seguir ahora mismo.

La clave del éxito es conocer los elementos que debes incluir y mezclarlos con sabiduría. Así como los ingredientes de una receta deben ser incluidos en su medida justa, una introducción debe tener un poco de todo en su justa medida.

Paso 1: establece la idea principal

El primer ingrediente que debes incluir es un tema principal. El lector debe percibirlo rápidamente para que pueda apreciar si el artículo o el ensayo o el documento técnico es exactamente lo que está buscando.

Lo ideal es que lo hagas coincidir con la primera frase de tu introducción. Así servirá de gancho para que el lector siga leyendo.

Otro de los recursos más utilizados es que comiences con citas, preguntas o un hecho interesante que poca gente conozca.

Si, por ejemplo, estás escribiendo un ensayo sobre el café, puedes comenzar así:

«La mitad de los estadounidenses son drogadictos, ya que la cafeína se ha convertido en la droga más utilizada en el mundo«.

¿Impactante, no? El lector reaccionará con indignación o con curiosidad, pero en cualquier de los dos casos, habrás despertado una sensación que le hará seguir leyendo.

Paso 2: ofrece más detalles

Ya tienes la frase principal que, además, sirve de gancho para el lector. El siguiente ingrediente a añadir es ofrecer más detalles.

No debes extenderte mucho o perderás al lector enseguida.

Por ejemplo, en el ejemplo anterior, puedes decir

«La mitad de los estadounidenses son drogadictos, ya que la cafeína se ha convertido en la droga más utilizada en el mundo. Con tiendas como Starbucks en cada esquina, el café se ha convertido en el centro de la vida de muchas personas. Debido a su creciente popularidad, muchas personas dependen del café para llegar al final del día«.

Ya has despertado el interés del lector, es hora de explicarle el background de la afirmación con la que les has golpeado.

Cómo redactar una introducción que ayude a transmitir a lo que necesitas

Paso 3: añade una buena conclusión

No estoy hablando del final de tu artículo, sino del final de la introducción. Sí, has leído bien, las introducciones también tienen sus propias conclusiones.

La frase final debe contener un nexo entre lo que has contado y el próximo párrafo. O entre la introducción y el primer capítulo si se trata de un ebook, por ejemplo.

Debe ser contundente, pero sobre todo debe ayudarte a que el lector avance más.

Si seguimos con el ejemplo anterior, esta sería una buena conclusión para el párrafo de introducción:

«A medida que más y más personas dependen del café, la cafeína se ha posicionado como una droga adictiva«.

No te olvides de un detalle: incluye aquellas palabras que te ayuden a dibujar una imagen mental que haga parte del trabajo.

Y sobre todo, evitar las exageraciones, ya hay demasiados textos sobrecargados de «este artículo te va a cambiar la vida sobre lo que piensas del café«.

No olvides a lo largo de tu cuerpo de texto agregar palabras de moda que puedan transmitir tu argumento de una manera mejor.

Por ejemplo, «Quiero contarte algo sobre la industria del café» puede convertirse en «Déjame contarte una historia sobre la industria del café que no te gustará«.

Estamos en la era de las historias, ya nadie reacciona con «Pufff, esto va a ser un plomo«, sino con un «Cuéntame más«.

Pero ten cuidado con no exagerar, ya que abusar de las palabras o trucos de moda puede hacer que tu público no entienda nada. Por ejemplo, si les dices que va a contarles una historia y no hay historia, se van a enfadar.

La estructura de una conclusión

Una conclusión, como hemos comentado antes, ofrece un breve resumen de lo expuesto y anima al lector a realizar una acción, porque en definitiva, de eso se trata, ¿no?

Al igual que con la introducción, dependerá mucho del tipo de texto. Una conclusión de un texto científico no será igual que en un ebook o en un artículo especializado. En líneas generales, en una conclusión, encontrarás los siguientes elementos:

  1. Recapitulación. Resumen de lo expuesto en el texto.
  2. Solución. La solución que has ofrecido en tu texto.
  3. Beneficios. Los principales beneficios que has resaltado en tu texto y que los lectores deben tener en cuenta.
  4. CTA. Llamada a la acción para que el lector realice aquello que esperas (contactar contigo, comprar un producto, comentar, suscribirse). Consulta esta entrada sobre cómo crear una llamada a la acción eficaz.

Un ejemplo de introducción

Para ilustrar este artículo, solo nos queda un ejemplo de introducción para que puedas inspirarte. Presta atención a una introducción alternativa a este artículo:

«La leyenda del copywriting Eugene Schartz empleaba mucho más tiempo a redactar una introducción que al resto del artículo. Era consciente de que en unas pocas líneas te juegas todo el trabajo de investigación, redacción y distribución de un artículo. Hoy, quiero compartir contigo cómo redactar una introducción que anime a tus lectores a no dejarse ni una coma con estos consejos e ideas que podrás empezar a implementar ahora mismo.»

Ejemplo de una conclusión

Y para no dejarte sin un ejemplo de conclusión, aquí tienes una alternativa a la que he redactado que puedes aprovechar si te enfrentas a la hoja en blanco:

«Crear una buena introducción y una conclusión que consiga que el lector relice las acciones que deseas es tiempo bien invertido. Te juegas mucho y solo con estos dos elementos podrás garantizar que el lector aprovecha el potencial de tu contenido. Te espero en los comentarios para saber si tienes preguntas y consejos.»

Para terminar

Una conclusión funciona cuando le recuerda a tu lector los puntos más importantes de tu trabajo y resume lo que quieres que se lleve. Considera estos consejos cuando escribas tu conclusión:

  • Comienza con una reformulación de tu tesis.
  • Resume los puntos más importantes de tu trabajo y muestra cómo respaldan tu argumento.
  • Termina con la explicación de lo que significa tu argumento y por qué es importante lo que has añadido al tema. ¿Deseas hacer cambiar a tu lector de opinión, que se cuestione algo o que realice alguna acción?

Cómo escribir una introducción y una conclusión es una de esas cosas que algunos tienen de forma natural cuando se trata de redactar pero que, definitivamente, tienes que aprender a hacer. Te espero en los comentarios para saber cómo lo haces y qué consejos tienes para mi audiencia.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.
¿QUIERES CONSULTARME ALGO?

¡No te cortes! Escríbeme con la consulta que necesites y te responderé lo antes posible.