La narrativa transmedia es una de esas cosas de las que muchos teóricos hablan, pero pocos profesionales de marketing implementan. En el artículo de hoy, te cuento qué es, qué tiene que ver con la construcción de mundos en múltiples canales y cómo trabajar la participación de los espectadores para crear algo que pocos olvidarán.

¿Qué es la narrativa transmedia?

Según la Wikipedia, la narrativa transmedia es un tipo de relato donde la historia se difunde en varios medios y plataformas, y donde la audiencia asume un rol activo en el proceso de expansión del desarrollo de la historia.

Como ilustra muy bien la imagen que verás debajo de estas líneas, hasta hace bien poco, un discurso de comunicación podía emplear diferentes medios para llegar a la audiencia.

Sin embargo, la desconexión existente entre ellos hacía que el público recibiera la misma historia en distintos formatos y en diferentes canales, creando desconexiones en el mundo narrativo.

Un buen ejemplo de la antigua narrativa podría ser el clásico túnel del terror de los parques de atracciones. Si eres aficionado a este tipo de atracciones, sabrás que suelen recoger los relatos de terror más conocidos, desde la niña de El Exorcista hasta La parada de los monstruos.

Los juegos de realidad basados en películas también podrían ser un ejemplo de la antigua narrativa, porque se basan en una historia y no la complementan.

En los principios de la narrativa transmedia las cosas son diferentes. Se trata de contar historias pero desde un punto de vista complementarios.

Fíjate en esta imagen.

Narrativa transmedia, qué es y ejemplos de este discurso

La profunda transformación que han sufrido canales tradicionales como la televisión, que hoy en día ya no se pueden entender sin internet, ha dado lugar a una narrativa completamente distinta que da lugar a productos transmedia.

En la actualidad, y de la mano de las redes sociales, el discurso sufre continúas transformaciones a medida que los consumidores asumen el control de la creación de contenidos.

Por ponerte un ejemplo nacional, la serie de RTVE «El ministerio del tiempo» es considerada la primera serie de televisión transmedia de nuestro país.

Creada por los hermanos Olivares, la serie contó en su primera temporada con más de 4 millones de espectadores de media por capítulo.

La serie tiene una sólida base de un buen guion, qué duda cabe, pero también otros muchos aspectos que la convierten en uno de los proyectos transmedia más atractivos de nuestro país.

Como en un proyecto de narrativa transmedia

A los capítulos emitidos cada semana en televisión se añaden contenidos exclusivos desde la base de operaciones de la ficción, la web «La puerta del tiempo».

En ella se publicaban entrevistas, making-off y otros contenidos justo después de cada capítulo.

Pero eso no es todo. Ni mucho menos. A este contenido exclusivo se suma un chat sobre historia que nos ofrece un ejemplo del uso de múltiples medios y plataformas para expandir el transmedia storytelling.

Los elementos de la narrativa transmedia

Para distinguir narrativa transmedia de lo que no es, vamos a repasar sus características.

Narrativa transmedia y el storytelling del futuro

1/ Persuasión

Lo que distingue estos nuevos tiempos es precisamente la posibilidad de que la narración esté disponible a todas horas.

También de estarlo en cualquier dispositivo y en cualquier momento sin descartar ninguno, como la realidad virtual.

Y si te fijas bien, por eso es tan potente. La creación de un universo como el que hemos visto de «El Ministerio del Tiempo», solo puede entenderse para estar 24 horas en funcionamiento.

Y de hecho, por primera vez en España, la difusión en diferido ha superado a los que veían la serie cada semana.

2/ Persistencia

Para maximizar el impacto de la experiencia y llegar a todos los tipos de público, la historia evoluciona independientemente de si participas o no.

¡Con la ventaja de que en cualquier momento puedes participar!

Además, al más puro estilo juego de rol, mezcla actividad en la vida real (con las redes sociales como parte fundamental) y experiencia virtual.

3/ Participación

Como buena hija del entorno 2.0, la narrativa transmedia es fundamentalmente interactiva.

Al más viejo estilo de los libros de nuestra infancia (¿recuerdas «Crea tu propia aventura»?) las experiencias transmedia se van modificando a medida que el público interactúa con ellas.

4/ Personalización

También muy característico del entorno creado por las redes sociales y el marketing online, la narrativa transmedia es personalizada.

Precisamente su poder para enganchar está en que los contenidos (muy variados) atraen a varios tipos de público, lo que permite afinar mejor el target.

Un buen ejemplo de este tipo de personalización es el universo de Harry Potter. Si recuerdas algo de esta historia, sabrás que en el internado del niño mago hay varios grupos de estudiantes, a los que perteneces gracias a un sombrero mágico que decide a qué grupo perteneces.

Los libros y las películas de Harry Potter se complementan con una web muy potente llamada Wizarding World. Aquí podrás experimentar de primera mano qué significa la personalización de la narrativa transmedia, porque puedes unirte a uno de estos clubs de magia con contenidos especiales.

Narrativa transmedia en Harry Potter

5/ Conectividad

El truco de la experiencia transmedia es que puede funcionar en un solo canal (red social, web, televisión). Pero muy inteligentemente, si se vive de forma global, la experiencia se multiplica.

Es decir no pasa nada si solo ves la historia en el cine, o si ves una entrevista, o si ves un capítulo extra. En cualquier caso, participas de la experiencia y puedes disfrutar de la historia, el objetivo de la narrativa transmedia.

6/ Inclusión

Hoy en día no es fácil que dos personas compartan el mismo estilo de consumo de contenidos.

Hay quien solo tiene móvil y Twitter, quien ve la serie en diferido en su televisión conectada a internet, otros que la graban para verla el fin de semana mientras chatean en Facebook.

La narrativa transmedia no deja a nadie fuera, todos están dentro y todos los estilos de consumo se respetan. ¿Inteligente, no?

7/ Basado en la nube

Como no podía ser de otra manera, todo este universo está basado en la nube. Internet es la base de todo, porque permite a los usuarios consumir la historia desde cualquier dispositivo en cualquier momento.

Por eso, si quieres crear un universo narrativo como el que he analizado en este artículo, no puedes dejar fuera toda la potencia que te ofrece la red de redes. Eso también incluye una buena planificación de los contenidos con lo que vas a dar a conocer tu empresa, para lo que necesitarás profesionales que te apoyen en este sentido.

El acceso al contenido de forma online favorece que sea de ámbito global, rompiendo las fronteras espacio-temporales que limitan a la narrativa tradicional y haciendo la historia global.

No pierdas de vista que las historias que mejor funcionan son aquellas que conectan con los sentimientos, preocupaciones y anhelos globales, esos que todos compartimos y que debes tener en cuenta a la hora de diseñar un discurso.

¿Has visto El Ministerio del tiempo? ¿Qué te parece la narrativa transmedia? Espero tus comentarios mientras optimizo mi propia narración.

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.
¿QUIERES CONSULTARME ALGO?

¡No te cortes! Escríbeme con la consulta que necesites y te responderé lo antes posible.