¿Sabías que un fracaso amoroso activa las mismas regiones del cerebro que si te pillaras el dedo con una puerta? ¡Las emociones son así de potentes!

Por eso desde siempre la publicidad ha tratado de ligar la imagen de las marcas a las emociones. Sin embargo, no vale cualquier emoción. Tienen que discurrir dentro de un discurso coherente, para el que utilizamos una técnica llamada storytelling.

Qué es el Storytelling

Existe desde siempre. Hace millones de años, un hombre primitivo cazó un gran mamut del que estaba muy orgulloso. Y lo pintó en la pared de su cueva. Eso era storytelling. Hoy en día, la cosa es algo diferente. Existen procesos que permiten crear un discurso, pero, antes de nada, veamos qué es y qué no el storytelling.

Storytelling es:

– Eso que motiva a tu equipo. Cuando una marca sabe quién es, tiene claros sus principios y valores. Y eso motiva a un equipo a luchar en una misma dirección. Por el contrario, cuando una marca lanza mensajes a diestro y siniestro, sin unos objetivos detrás, sólo se confunde a un público ya saturado de contenidos.

–  Trata sobre tus clientes y sus necesidades. No se trata de ti. Se trata de lo que tu marca puede hacer por ellos y cómo llegar hasta allí a través de las emociones. En la otra cara, habrás visto marcas que pretenden emocionar a su audiencia con sus objetivos de ventas en la mano o un discurso plagado de bondades.

– Una historia que aporte algo diferente a lo que ya hay en el mercado. Todos tenemos en la cabeza marcas que han sido pioneras en el uso de un discurso para llegar a los clientes, y también, a los que copiaron esas ideas y no llegaron a ninguna parte.

Qué puede hacer por tu marca el storytelling

Llenaríamos varios post con los beneficios para tu marca. Algunos, ya los hemos tratado en Social Media Pymes.

Si no te lo crees, observa el siguiente experimento llevado a cabo entre consumidores de Coca-Cola y Pepsi. Sin que ellos lo supieran, sus cerebros sentían una secreta afinidad por la marca de la felicidad. Posiblemente, fruto de sus décadas de acciones de marketing con un cuidado storytelling detrás.

Cómo construir un discurso atractivo

Paso 1/ Busca tu historia

Todos tenemos una. Tu también tienes la tuya. Y tu marca también la tiene. Sólo necesita ser encontrada.

Y para ello, debemos definir primero nuestra marca, respondiendo a las siguientes preguntas:

– ¿Qué ofreces?

– ¿Quién es tu cliente ideal?

– ¿Qué hace a tu marca diferente?

La intersección de estas tres respuestas te dará algo de lo que carecen muchas marcas: un gancho en el que anclar tu discurso.

Como en el caso de Ray Ban. Como verás en la infografía que acompaña a este post, Ray Ban ha conseguido articular un discurso diferenciador dirigiéndose a un público inconformista que busca realizarse en un mundo globalizado. De ahí viene su slogan “No te escondas, sé tu mismo”. Durante años, han creado historias entorno a la marca, que alimentan este modelo de vivir y pensar, como puedes ver en los muchos vídeos que comparten en su canal de YouTube.

Paso 2/ Pesca tu historia

Ya tenemos el concepto. No importa lo aburrido que sea, lo realmente emocionante empieza ahora. El siguiente paso en la creación de un buen storytelling es la caracterización o creación de un personaje que encarne los valores e ideales de tu marca.

Puedes basarte en personas reales, como tus clientes. ¿Quién si no? Aportarán la credibilidad que tanto nos gusta a las personas.

O bien, puedes basarte en una persona real, pero creando un personaje con todos los detalles que la hacen real. De hecho, este tipo de discurso lo has visto con demasiada frecuencia, como en el caso de fundador de IKEAIngvar Kamprad, o el mismísimos Steve Jobs, fundador de Apple. La encarnación de los valores de la marca en las experiencias de las personas que las fundaron son un gancho muy potente.

Paso 3/Cuenta tu historia

Este último paso es el que le da forma a la narración. Como en la narrativa clásica, el buen storytelling tiene una estructura: planteamiento, nudo y desenlace. 

También son necesarios personajes complementarios, como los secundarios de cualquier película, que aportan profundidad y credibilidad a la trama.

Y finalmente, los detalles propios del marketing de contenidos: la elección del formato y las anclas emocionales

¡Voilà! Ya tienes creado el storytelling de tu marca. No es sencillo, pero sí profundamente gratificante. Prueba y verás.

Te dejo la infografía que acompaña al post, por si la quieres sacar a pasear por tus redes sociales.

>>>>>> ¿Ya te las suscrito a Social Media Pymes? No dejes de hacerlo, recibirás el eBook “Casos de Marketing de Contenidos”, en el que encontrarás empresas como la tuya en las que los contenidos son ya una realidad.<<<<<<

Nos vemos en Twitter @cdiazsoloaga

Guía definitiva de storytelling para pymes

Carmen Díaz es Content Marketing Manager para Pymes, o lo que es lo mismo, trabaja creando contenidos para pequeñas y medianas empresas que quieran generar más ventas y llegar a unos clientes que cada vez se interesan más por la información y menos por la publicidad invasiva.

¿Quieres aprender a diseñar infografías?

¡Suscríbete a Social Media Pymes y recibirás el ebook gratis!

¡Gracias por unirte a la familia de Social Media Pymes!